¿Cómo manejar a los clientes difíciles?

cliente dificil

 No es siempre fácil contemporizar con un cliente realmente difícil cuando éste sabe muy bien que lo necesitas. Es por eso que es indispensable tratarlo con tacto, de manera que puedas ganártelo y mantenerlo (no siempre) pero la mayoría de las veces contento o conforme con el servicio que le ofreces. Porque no hay mejor embajador que un cliente satisfecho, aquí te brindo consejos para manejar a los clientes más difíciles.

1. El arrogante

El cliente arrogante se caracteriza por su gran exigencia. Va a trata de abusar de su posición dominante para presionarte y pretextar que al mínimo problema ira a ver a la competencia. En este caso, deberás permanecer en la empatía, dejando que se canse solo y contestando con fórmulas de tipo “lo entiendo”. Al mismo tiempo deberás tratar de que sea consciente, recordándole todo lo que hiciste por él en el pasado.

2. El experto

El cliente experto siempre sabe mejor que tú y piensa que no entiendes bien lo que está en juego. El error clásico frente a este tipo de personalidad es buscar el enfrentamiento directo. Nunca debes decirle que se equivoca, más bien debes halagar su conocimiento. Trata de llevarlo a revelar sus fuentes pretextando que no conoces la información que te da. De esta forma, cuando entre en los detalles, se dará cuenta rápidamente de sus propias insuficiencias y le dará ganas de pasar a otra cosa.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


3. El quisquilloso

El cliente quisquilloso va a acosarte con preguntas ya que para él todo debe estar preparado minuciosamente. Es importante que entiendas sus miedos y el origen de sus miedos a fin de poder responder a sus preocupaciones de la mejor forma. Toma la delantera y retoma todos los elementos importantes para él, verifica con él punto por punto. Trata de demostrarle que pensaste en todo, así podrás responder a sus expectativas y podrás instaurar un clima de confianza.

4. El gruñón

El cliente gruñón tiende a considerarte como su chivo expiatorio. Es inútil entrar en una discusión tumultuosa que podría hacerlo refunfuñar aún más. Diplomacia y empatía deben ser tus principales armas. Y, si todavía no se tranquiliza, explícale que hubo un error y que vas a ir a buscar al responsable de este error y botarlo de inmediato. Si adoptas un comportamiento tan excesivo como el suyo es probable que se dé cuenta que actúa de manera irracional.

¿Cómo lidias con los clientes difíciles?

Vía: chefdentreprise.fr

Artículos Relacionados

comments