Consejos para superar una mala racha en los negocios

Si estás pasando por un momento negativo en los negocios, es bueno que aprendas cómo enfrentarlo y cuya solución no está en reducir el personal o la calidad de los productos, sino en cuidar los precios y otros secretos.

negocios

Muchos emprendedores no están preparados para las malas noticias, y tampoco saben cómo superar una mala racha en los negocios porque no cuentan con un plan de contingencia adecuado.

Y es que en todas las empresas hay temporadas en las que mejor ni pensar. Nadie quiere imaginar qué ocurriría si por ejemplo, el cliente más grande decide terminar el contrato, sucede algún imprevisto, etc. la que puede pasar en cualquier empresa, sea grande o pequeña.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Así que si te encuentras en una situación negativa tienes dos caminos para escoger: el primero es quedarse sentado esperando que la solución llegue a las manos, y el segundo, tomar acciones y cambiar la situación. En cualquiera de los casos se debe decidir de manera consciente y relajada.

En cuanto al cumplimiento de todos los compromiso de las empresas, los emprendedores deben saber cuál es el monto mínimo que se precisa para cumplir con tales obligaciones, que incluye el alquiler de la oficina (si no es propia), el pago de los sueldos y servicios, los impuestos, etc. Todo lo demás, es ganancia.

Entonces, ¿tienes la capacidad de costear lo obligatorio al menos? ¿puedes reducir la ganancia durante un tiempo, haciendo economía de guerra? ¿qué acciones pueden tomar los empleados para ahorrar?

¿Reducir el personal?

En el caso que no se pueda seguir manteniendo a todos los empleados, esto debería ser el último paso antes de haber agotado todas las demás posibilidades. Aquellos que supieron enfrentar un mal momento en los negocios se dieron cuenta que quizás esa era una buena decisión. Pero no siempre es así.

Los cambios que se realice en la empresa tendrán un gran impacto, siempre; pueden ser buenos o malos, entonces, es vital saber aprovechar la nueva situación. ¿Cómo? Por ejemplo, si no se tiene otra opción que cesar o despedir a los empleados (o a algunos de ellos), quizás los que mantengan su trabajo pueden ser más eficaces y entregar a tiempo los productos.

Esto no significa que estén amenazados, pues si no trabajan bien serán despedidos, pero tal vez habiendo menos cantidad de gente y menor demanda, la oferta pueda ser de mejor calidad o ser terminada antes. Y esto es algo que se puede ofrecer a los clientes (antiguos o potenciales).

Te puede interesar: 4 lecciones japonesas para tener éxito en los negocios

Pero, habría que preguntarse si despedir empleados es la única manera de superar una mala racha. Algunos dueños de emprendimientos prescinden de uno o dos trabajadores el primer mes y analizan qué cambios produjo esa decisión. Luego, pueden ir haciéndolo con uno o dos más al siguiente mes, por ejemplo.

Lo cierto es que despedir personal tiene que ser un último recurso. ¿Por qué? Porque si se tiene un buen plan de negocios que indique cómo actuar durante una mala racha, no será tan necesario despedir trabajadores.

O bien, que se haga de manera escalonada o tal vez menos personas pierdan su trabajo. Hay que recordar que cuando en una empresa hay despidos, el clima es muy tenso y eso no trae buenas consecuencias. Todos tienen temor de ser llamados a la oficina del encargado, pero también, puede que sean más eficaces, no lleguen tarde y no procrastinen.

Recuperar el ciclo de ventas

La manera más simple de enfrentar una mala etapa en los negocios es recuperar el control del ciclo de ventas. Es preciso administrar bien los precios de los productos, que se busquen descuentos u otros proveedores de materias primas, que se prefiera obtener ganancias menores a perder una venta, etc. Todas estas estrategias  pueden ayudar sobremanera para de a poco ir mejorando la balanza económica de la empresa.

Otra opción es depurar la cartera de clientes; es decir, no continuar con las relaciones profesionales con aquellos que hacen perder más de lo que se ganas. Por ejemplo, si una firma solicita un producto que no aporta mucha ganancia y al mismo tiempo insume una gran cantidad de recursos (puede ser tiempo, personal, materia prima, infraestructura, transporte), será mejor que se termine el contrato.

Muchos dueños de empresas caen en el error de mantener a estos clientes porque al menos les aportan algo de ingresos. Puede ser una estrategia siempre y cuando se pueda encontrar mejores que con menos esfuerzo aporten más.

Por último, es preciso valorar la oferta, es decir, los productos o servicios que se tienen a disposición de los consumidores. Tal vez se crea que en estos momentos de “economía de guerra” no se pueda invertir en publicidad o marketing, sin embargo, justamente es en los períodos negativos cuando hay que esforzarse en todos los frentes.

Finalmente, no hay que comenzar bajando los precios ni despidiendo personal; esos son últimos recursos que sólo lo ejecutan los empresarios que están desesperados. Para enfrentar una mala racha en los negocios hay que estar preparado de antemano.

Vía: comohacerpara.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments