Consigue clientes fieles en la era de la información

clientes fieles

Durante mucho tiempo de la historia humana, el comercio fue cara a cara, la era digital ha cambiado las reglas del marketing y, ahora, lo que debemos saber es ¿cuál es el perfil del nuevo consumidor? y ¿cómo debe ser el acercamiento hacia él? Ante todo, no hay que olvidar que se debe dar prioridad a las relaciones personales y no solo publicar tuits y post programados en nuestras redes para conseguir clientes fieles.

Entender al cliente a través de los datos

Aunque gracias a internet hoy tenemos más datos que antes, la lealtad del cliente ha disminuido, esto se debe a que el trato personal es más difícil y menos frecuente y se percibe al potencial comprador como un número más en las estadísticas de nuestra página. No basta con tener esos datos, hay que relacionarlos, entender esa informaciones y así conocer el estilo de vida de nuestros clientes.

La vieja estrategia

Se debe volver a la vieja estrategia, ese contacto personal que fidelizaba a los clientes y hacía que vuelvan a pasar de que no eran la opción más cercana. El cliente prefería esa tienda por el trato, porque ahí sí sabían lo que quería. Del mismo modo, hay que hacer que las personas sientan que las empresas se interesen por ellas y no solo en las transacciones que hacen.

Las grandes empresas que tienen más éxito son aquellas que han comprado datos que identifican los valores apreciados por los clientes, también las empresas que dedican más tiempo a descubrir cómo alcanzar de forma personal al cliente, saber lo que quiere y cuándo lo quiere.

El error ahora es más grande

Un error en la era digital se difunde en un instante. Antes, si te equivocabas en el trato a tus clientes de tu tienda, la gente se entraba el siguiente domingo en la misa de la mañana. Hoy tu error acaba en Twitter y se propaga rápidamente, de esta forma los daños son mayores.

No dejarse llevar por la moda

Los profesionales del marketing se dejan llevar por la última novedad en internet y la utilizan sin antes saber si en verdad funcionará para llegar mejor a sus clientes. Primero hay que probar esa nueva red o herramienta, no lanzarse por el simple hecho de que es nueva.

Diferénciate de la competencia vendiendo ideas

Por último, hay que dar un toque personal a los productos. Por ejemplo, si solo vendes agua, tendrás que ofrecer una idea, un estilo de vida que haga que los clientes prefieran tu agua antes que las otras, a pesar de que la calidad y el sabor sea el mismo.

Vía: Mba.americaeconomia.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.