El servicio al cliente: La clave para nuestra estrategia comercial

Cuando ofertamos un producto, no solo ofrecemos el bien en sí, sino además, brindamos un servicio, el cual, en muchos casos va a ser el punto de referencia para nuestros clientes. Entonces, ¿qué tan importante es el servicio al cliente en nuestro negocio? Es, sin lugar a duda, un punto clave. Es tan importante que un mal servicio de nuestra parte podría generar un “boca a boca” negativo para nuestros intereses. De ahí que no solo baste la calidad del producto ofertado, sino también, la amabilidad, cortesía y diligencia con que tratemos a nuestros clientes al momento de adquirir nuestros productos.

Para visualizar de manera óptima lo que hemos mencionado, siempre hay que ponernos al otro lado del mostrador. ¿Qué es lo que buscamos por parte de nuestro proveedor al momento de adquirir un producto o servicio? Lo primero que buscamos es la rapidez, pues como buenos clientes que somos no tenemos todo el tiempo del mundo para esperar atención. Esta idea va de la mano con la equidad, esto quiere decir, que al momento de ofrecer el servicio, el cliente no puede ser relegado, no hay que caer nunca en la tentativa de atender primero a nuestros amigos, familiares o conocidos.

La confiabilidad es otro de los puntos clave que buscan nuestros clientes al momento de adquirir un servicio. Por tanto, nuestro servicio al cliente orientará sobre los beneficios y contras del producto que ofertamos. Y, siempre hay que tener en mente, que nuestra calidad en el servicio debe ser palpable desde el primer contacto, pues de esta manera, nuestro cliente puede adquirir fidelidad hacia nuestra empresa.

Por último, dos planteamientos no menos importantes en la relación con nuestros clientes: el respeto y la comprensión de la situación del cliente. El respecto es un aspecto esencial en nuestro servicio, y ello no conlleva únicamente el sentido de cortesía que ofrezcamos, sino también la confidencialidad que debemos mantener tras cerrar un trato comercial con nuestro usuario. Y, en cuanto a la comprensión de la situación del cliente, vale observar que cada cliente es único, por ello no esperemos que cierto producto satisfaga por igual a todos los que se acercan a nuestro punto de venta, por el contrario, siempre hay que estar indagando para conocer qué es lo que desea nuestro cliente de nosotros. ¿Y usted ya está siguiendo estos planteamientos en la relación con sus clientes?

Suscríbete a nuestro boletín informativo




comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario