¿Cómo convertir tus visitas en clientes?

Las páginas webs corporativas siguen, entre otros, objetivos uno claro: conseguir ampliar la cartera de clientes del negocio. Para ello, se utilizan estrategias comerciales de todo tipo en Internet como crear estrategias para las búsquedas orgánicas (SEO), realizar acciones de marketing en buscadores (SEM) o integrar publicidad en otros sitios. Sin embargo, ¿cómo hacer que ese tráfico se convierta en una venta?

Como ya hemos comentado muchas veces en esto de los negocios no hay una fórmula de la “coca-cola”, lo que para algunos puede ser una campaña exitosa para otros puede suponer la ruina. No obstante, hay unosparámetros que nos ayudarán a dirigir nuestro comunicación directamente a nuestros futuros clientes.

Para empezar es esencial identificar al público al que tenemos que “atacar”. No es lo mismo dirigirnos a unos adolescentes que unos pensionistas. De ahí, que tenemos que definir nuestra comunicación y elegir los términos adecuados que utilize el tipo de usuario al que nos dirigimos.

Una vez pensado el tipo de comunicación, damos el siguiente paso. ¿Dónde ponemos nuestro mensaje?Tenemos muchas fórmulas en Internet: desde las redes sociales hasta los banners, pasando por el marketing en buscadores o los blogs corporativos. En este caso tendremos que elegir el lugar y la opción que más influye a nuestros potenciales clientes
Después de llegar a nuestros usuarios con una buena comunicación tenemos que ser consecuentes con ese anuncio. Si, por ejemplo, decimos que ofrecemos un descuento o hablamos de una determinada oferta, esa promoción debe ser real. Lo peor que nos puede pasar es generar unas expectativas que no se cumplan porque no habremos pérdido un cliente en un momento dado sino de por vida.

También es muy importante la landing page, esto es, la página a la que dirigimos al receptor. Si estamos hablando de un producto especifíco no es una buena idea que le redirigamos a la home de la web corporativo. Lo ideal es que el anuncio vaya al producto del que habla y después dejemos claras las opciones para descubrir otros productos o servicios de la marca.
Y llega la hora de la acción. Es el momento de demostrar a nuestros potenciales clientes por qué deben comprar o contratar nuestra oferta, por qué  somos diferentes y cuáles son las razones para que se decidan por nosotros.

A partir de ahí, la decisión de compra es del usuario. De todas formas, facilitar el proceso de compra o dar un buen servicio de venta externa es esencial para convertir en cliente a esa visita.

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion