Sin datos de clientes, no hay anuncios ni productos adaptados al consumidor

El candente debate sobre la protección de datos sacude desde hace tiempo la red de redes. Servicios como Google Streetview o Google Analytics están actualmente en el ojo de huracán por vulnerar supuestamente la privacidad del internauta. Sin embargo, ¿hasta qué punto son justificadas tales críticas?

Roland Kühl-von Puttkamer asegura en Werbebloogger que la recopilación de datos del cliente en internet obedece en realidad al desarrollo “natural” de la economía. Al fin y al cabo, las empresas no pueden desarrollar ofertas adecuadas a sus clientes si no conocen sus intereses, recalca Kühl-von Puttkamer.

Un buen vendedor pregunta antes de vender y como respuesta recibe datos sobre lo que sus clientes potenciales están interesados en adquirir. Fuera de internet, este juego de preguntas y respuestas tiene lugar de manera presencial, por teléfono o por escrito. En la red, no hay diálogo en el sentido estricto de la palabra –quizá es esto lo que más enerva a los ultradefensores de la protección de datos–, sino que el cliente deja pistas y las empresas se limitan a recogerlas.

Es cierto que el targeting online siembra cierto miedo en el consumidor. Es como si un “gran hermano” estuviera vigilando permanente nuestros pasos, pero ¿qué tiene de malo estar, por ejemplo, buscando un restaurante y recibir en nuestro smartphone un anuncio con un descuento para comer en el bar de la esquina? Este tipo de publicidad es relevante para el usuario y adaptada a sus necesidades. ¿Por qué se hace entonces más hincapié en los riesgos que en las oportunidades de las nuevas tecnologías para el desarrollo de anuncios y productos personalizados?, concluye Kühl-von Puttkamer.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Fuente: Marketingdirecto.com

Artículos Relacionados

comments