9 claves que te ayudarán a poner el nombre a tu empresa

Aunque no existe una fórmula mágica, aquí te ofrecemos las recomendaciones que debes tener en cuenta para conseguir que sea un arma competitiva.

La mayoría de los emprendedores cuando se inician en sus negocios piensan en muchísimos detalles innecesarios y dejan al final uno de los aspectos más importantes: elegir el nombre de la empresa o marca.

Y , precisamente, esa es la clave : tener un buen nombre puede ser la diferencia entre impulsar un negocio hacia el éxito o llevarlo al fracaso. Pues, los nombres tienen un gran poder y si se eligen bien se tendrá un buen branding.

Aquí te presentamos 10 puntos que se debe tener en cuenta al determinar el nombre del negocio:

1. Que sea llamativo

¿Por qué Steve Jobs eligió Apple (manzana) para denominar a sus computadoras? El nombre no surgió de un estudio de creatividad; fue el que le pareció más evidente a lo que quería vender: ordenadores tan sencillos de utilizar como comerse una manzana.

2. Fácil de pronunciar

Hay que evitar los nombres con 2 o más vocales iguales juntas (eee Pad) o 2 o más consonantes iguales juntas. Google y Twitter son la excepción que confirman la regla. ¿Sabías que Twitter se empezó llamando Twttr? Si una letra no se pronuncia no hay que ponerlo, salvo que sea una palabra fácilmente reconocible.

3. Que sea corto y simple

Los expertos aconsejan emplear la sencillez, ya que un nombre identificarán ante los clientes. Las posibilidades son muy amplias: se puede emplear siglas que son muy abundantes (BMW, BBV, ABC, ONU, FNAC. etc.) En muchos casos. como por ejemplo IBM, se ha perdido el original (International Business Machines). Una sigla no proporciona ninguna especialidad o diferenciación con respecto a sus competidores. Y menos, si la empresa no es una corporación conocida.

4. Que tenga sonoridad

¿Qué tal suena el nombre pronunciado por otro? Antes de decidirse se debe pedir a otras personas que lean el nombre de la marca. ¿Cómo suena? ¿es atractivo al oído?

5. Sin dobles significados

Es preferible no evocar ideas ambiguas, desagradables y chistosas. En España Mitsubishi, tuvo que cambiar el nombre del todoterreno más vendido de Japón y EEUU: se sustituyó “Pajero” por “Montero”. En Francia, la casa Mazda sacó su modelo MR2 (leído en francés ”emm er deux” (se pronuncia en merde).

Te puede interesar: 9 herramientas gratuitas para encontrar un buen nombre a tu negocio

6. Evitar utilizar signos de puntuación

¿Por qué Blu:sens? Si no se lee no hay que ponerlo porque confunde y no aporta nada. Con ello se  entorpece la unidad del nombre de la marca. En unos lugares la gente o los medios pondrán Blu:sens y en otros Blusens.

7. Que sea creíble

Se trata de sugerir, a través del nombre, ciertas características que refuerzen la función del producto. A un dentrífico que se le denomine Microflúor, se pone el acento en una función de prevención. Lo mismo sucede con Pantene, a la que se le añadió un apelativo (Pro V) que recuerda a tecnología e investigación.

8. Que sea 
evocador

Y que proporcione en el consumidor sensaciones simbólicas positivas y que esté asociada a la gratificación tras la compra. Zumosol incluye en el mismo nombre una relación al producto ya algo natural, al igual que sucede con Trinaranjus. Algo similar sucedió con Swatch, nacida de la contracción entre las palabras Suiza y reloj (en inglés watch).

9. Evitar los descriptivos

Jean-Moel Kapferer, en su libro La Marca, capital de la empresa, señala  que, “elegir un nombre descriptivo equivale a no aprovechar las posibilidades de la comunicación global. La marca no describe un producto, lo distingue. Para definir características ya está la publicidad y el marketing“. Por ejemplo Lu, la marca francesa de galletas, se podría haber denominado “Galletón”. Desde luego describe a la perfección el producto, pero no llama la atención para comprarlo.

Vía: gestion.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments