Cinco marcas que se volvieron genéricas en su categoría

categorias

Algunas marcas llegan a nombrar su categoría por ser las primeras en entrar al mercado, otras por llegar a tener un gran impacto en los consumidores, sobre todos en los sectores masivos. Así, se logra obtener recordación de marca, lo que toda empresa busca conseguir.

  1. Kolynos. Creada por NS Jenkins en 1908, Kolynos fue una de las primeras marcas de dentífricos en ingresar a Perú, llegando a posicionarse entre los consumidores en la mente de todos gracias a sus campañas publicitarias y auspicios en programas de televisión. Esta estrategia le permitió ser la líder del mercado.
  2. Frigidaire. En nuestro país es muy común llamar de esta manera a las refrigeradoras. Es que, fue la empresa estadounidense una de las primeras en llegar a Perú con su oferta de electrodomésticos y obtuvo grandes ventas en el mercado. Con los años, la Frigidaire se retiró del país, pero su nombre aún que en la mente de los consumidores.
  3. AJI-NO-MOTO. Si uno va a la tienda y pide glutamato monosódico, es muy probable que el vendedor no lo entienda. Pero este es el nombre del sazonador creado por la empresa japonesa Ajinomoto en 1909. Este producto se ha expandido a más de 22 países, entre ellos Perú. Hasta estas fechas, es la única empresa en el país que comercializa este sazonador.
  4. Quaker. Creado por Quaker Oats Company, este producto ha hecho que muchos peruanos empiecen a tomar quaker en el desayuno, y dejen la avena de lado. Fue uno de los primeros en ingresar al nuestro mercado, sin embargo, en 2001, Pepsico compró la marca y se ha diversificado en otros rubros como el de galletas.
  5. Ace. Con este producto, Procter & Gamble ingresó en 1956 a nuestro país. ACE llegó a calar muy fuerte en los consumidores por su oferta de precio y calidad por sobre marcas como Ariel, Ña Pancha y Magia Blanca. Este reconocimiento hace que hasta el día de hoy muchas personas llamen a la categoría de detergentes por este nombre.

Vía: El Comercio

comments

Autor entrada: Gonzalo Lagos

Deja un comentario