Cómo convertir una marca en un lovemark

XO-8069 (1)

¿Conoces alguna marca que con solo verla o escucharla sientes la imperiosa necesidad de buscarla? Eso es un Lovemark, una marca que se posiciona en la persona, pero no en la mente, sino en el corazón.

Este es un concepto acuñado por Kevin Roberts de su libro “ Lovemarks : El futuro más allá de las marcas” donde se detalla que ante la enorme cantidad de marcas los consumidores recordarán muy pocas.

Llegar al corazón del cliente

Entonces, ¿Cómo consiguen los especialistas de marketing posicionar la marca en los clientes? Según Kevin Roberts, CEO de la agencia Saatchi & Saatchi, la clave es que se consiga que la marca vaya más allá de la marca.

Es decir, prescindir la idea que es solo un producto o nombre, para conseguir que los clientes estén atados a ella emocionalmente. A fin de cuentas; los consumidores deben convertirse en lovemarks : una marca que se posicione en el corazón del cliente.

Kevin Roberts afirma también que si una marca desea sobrevivir, necesita imperiosamente crear Lealtad Más Allá De La Razón. Esa es la forma única de poder diferenciarse de todas las marcas en el mercado que no tienen futuro.

Enfatiza que el secreto se halla en el uso de la Sensualidad, el Misterio y la Intimidad, que son tres conceptos poderosos que al mimetizarse con los consumidores surgen las Lovemarks que, de alguna forma, acrecienta la fidelidad de los consumidores hacia la marca.

Es por ello que para lograr su posicionamiento se necesita obligadamente de una estrategia con un objetivo claro usando los medios de comunicación y diversas tecnologías para llegar al público.

Por ejemplo, entre las marcas que han logrado transformarse en una lovemark en Estados Unidos, tenemos a Starbucks, Coca Cola y Apple.

Pero ¿cómo estas marcas se han convertido en algo más que productos? Kevin Roberts brinda algunas claves de su libro.

Amor y más amor

Por encima del mundo de emociones que rodea a la persona ( alegría, ira, tristeza, miedo, sorpresa) está el amor cuyas reglas no se diferencian de las que se aplica en la vida cotidiana.

El amor no debe imponerse, necesita de una inversión de tiempo y debe ser recíproco. Por ello las marcas deben tener esto en cuenta a la hora de buscar y conseguir ese sentimiento de sus consumidores.

Ser respetuoso

Para Roberts, el amor necesita respeto sino no será duradero. Por ello las compañías tienen que respetar a sus clientes para lograr afianzar una relación de confianza mutua.

Y para conseguir ese respeto hay que ser innovadores, comprometidos, sinceros, no hacer las cosas complicadas y cuidar la reputación.

Contar buenas historias

Una lovemark tiene una historia qué contar que debe tener fuerza y ser evocadora. La marca por ello debe saber narrar su historia hasta convertirse en un mito. No se debe inventar o mentir, sino de saber qué contar y cómo hacerlo.

Caso San Fernando

En el Perú tenemos el caso de la recordada campaña publicitaria de “familias auténticas” implementada por San Fernando con “Los Arce”, “Los Solari”, “Los García”, “Los Velásquez” donde se ve como en los camiones trasladan los productos de la avícola donde se han colocado diversos apellidos en lugar del nombre de la marca.

Fue una forma que la marca sea fácilmente llamativa además que la gente se identifique con ella y logrando que la relación de los consumidores vaya más allá de lo funcional. Es decir, crear un vínculo de una manera subjetiva.

Y en tu caso, ¿Tienes alguna preferencia con algún producto? O sea, ¿Una marca preferida?

Vía : puromarketing

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion