Cómo Desarrollar Slogans Poderosos Para Diferenciar Sus Productos o Servicios

La palabra eslogan viene originada del inglés slogan, y este a su vez, del gaélico escocés slaugh-gheun, slaugh (guerra) y gheun (grito), lo que significa, “grito de guerra”.

El eslogan para que sea efectivo como herramienta de posicionamiento y diferenciación de su empresa debe ser un recordatorio constante de lo que hace a su negocio diferente de los demás, y no uno más del montón. El mayor éxito de un eslogan es que sus clientes o prospectos lo repitan una y otra vez.

Un buen eslogan debe contener como máximo ocho palabras, debe identificar claramente al producto o servicio, y resaltar los beneficios que lo hacen especial.

Un eslogan efectivo debe ser frase que Atrape, Defina y Sintetice en pocas palabras la idea conceptual diferenciadora de su producto o servicio y despierta en el prospecto o cliente el deseo o la necesidad de su producto o servicio.

Para desarrollar un eslogan efectivo, se deben cumplir ciertas normas básicas para su construcción:

– Destacar los beneficios principales del producto o servicio.

Para ello debe mostrar y demostrar que el producto o servicio es de mejor calidad que el de la competencia e indicarle claramente al cliente o prospecto el mayor beneficio o solución que recibirá con su compra.

– Destacar las diferencias entre el producto o servicio frente al de la competencia.

Para conseguirlas debemos analizar las características del producto o servicio, las diferencias que la hacen única frente a las de nuestros competidores, debemos preguntarnos:

– ¿Cuáles son los elementos que no dispone los productos o servicios de la competencia?

– O si los tiene pero no ha sabido convertirlos en un elemento diferenciador, o atributo de valor para la percepción de los clientes o prospectos.

– Hacerlo ser corto, original, impactante y difícil de olvidar.

Para ello es recomendable utilizar elementos nemotécnicos como: aliteración, anadiplosis, anáfora, antanaclasis, antítesis, estribillos, contraste, derivación, dilogía, hipérbole, imágenes, litotes, metáfora, metonimia, onomatopeya, paronomasia, paralelismo, personificación, poliptoton, rima, ritmos, símil hiperbólico, sinestesia.

Un buen recurso son los juegos de palabras, ya que permiten generar impronta en la mente de nuestros clientes o prospectos. Un buen eslogan es aquel que es muy pegadizo y es repetido por los clientes o prospectos.

Recordemos aquel famoso slogan de Cinzano: “Chin, chin, Cinzano” que nació en Italia y fue usado por los medios publicitarios de muchos países, haciendo a Cinzano dueño del momento mágico del brindis de manera muy singular y eficaz.

Otro recurso muy útil, es el uso de frases populares para el desarrollo de un eslogan exitoso, podemos verlo en el caso de la publicidad de Cerámicas para baños Roca, con su: “Baño nuevo, vida nueva”. (“Año nuevo, vida nueva”) es un ejemplo de cómo se le puede dar un giro a una frase o refrán muy popular, y convertirla en una poderosa herramienta de marketing.

Tenga en cuenta que desde el punto de vista del marketing, un eslogan extenso no genera el impacto deseado, porque incrementa su complejidad lingüística y sintáctica. Por eso si su eslogan no es breve y recordable, no es un eslogan.

– Hacer que la marca rime con el eslogan.

Es una técnica publicitaria que ha tenido mucho éxito, se le conoce como rima de “marca incorporada”. En este caso la marca del producto o servicio es utilizada para construir el eslogan. Un caso de éxito es el eslogan de Isabel: “¡Qué bien, qué bien, hoy comemos con Isabel!”.

– Hacer el eslogan “sin marca incorporada”.

En este caso el eslogan va implícito a la marca: Desayuno de campeones (Corn Flakes de Kellog’s)

– Resumir lo que la marca hace.

Se trata de describir exactamente lo que la marca hace, de ser posible describir el beneficio objetivo que se promete. Ejemplos famosos como el caso de Turín: “Chocolates Turín, ricos de principio a fin” o el de Bayer: “Si es Bayer, es Bueno”.

Desarrollar un eslogan exitoso requiere de un conocimiento profundo del negocio que se ha de promocionar, del manejo de las técnicas de diferenciación como estrategia de posicionamiento, de talento, manejo del lenguaje y conocimiento del giro.

Desarrollar un eslogan potente, que diferencie nuestros productos o servicios debe contener en cuenta todas estas normas.

Observe y analice eslóganes de éxito, conozca los de sus competidores, el suyo debe ser diferente que el de los demás, destaque un área de su negocio donde antes nadie lo haya hecho.

Utilice el eslogan en sus tarjetas de presentación, en sus cartas comerciales, en las gorras, camisetas y uniformes de sus trabajadores.

Fuente: Capsulasdemarketing.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.