Cómo Paolo Guerrero se ha convertido en la marca personal más valorada en el Perú

“El Depredador” ha trabajado su marca personal, en base a actitudes positivas y valores, lo cual se ha visto reflejado en el respaldo de los peruanos.

¿Cómo se ha convertido en un icono que sobrepasa la esfera puramente deportiva? ¿qué está detrás de su marca? ¿qué ha permitido que su imagen no se haya visto manchada por el supuesto dopaje?

La mejor definición de marca personal que se nos viene a la mente es la de Paolo Guerrero. El capitán de la selección peruana que refleja el sentimiento de todo un país y que ha dejado su huelle entre la afición al balompié.

Y es precisamente esta huella se transformó en un “blindaje”, luego del resultado analítico adverso que dio en la prueba de antidopaje, por lo que su imagen y marca personal no han sufrido un daño irreparable.

Marca personal inquebrantable

Entonces, ¿qué ha provocado que “El Depredador” genere tanto apego entre los peruanos y el mundo? Es que el capitán de la bicolor logró crear una marca personal con atributos positivos que lo conecta e identifica con la población. A ello se agrega que desde el aspecto profesional, Paolo tiene una trayectoria deportiva de más de 16 años impecable.

También se suman ciertos atributos como ser disciplinado en los entrenamientos y entregado al 100% en cada partido por lo que se ha covertido en el líder de una selección que resurge gracias al trabajo en equipo.

Pero eso no es todo: es un deportista solidario con las personas y especialmente los niños en situaciones de pobreza o enfermedad. Precisamente, Guerrero proviene de un hogar humilde y que eligió el camino del esfuerzo y sobretodo de mostrarse humano sin aspavientos de ser famoso y millonario.

Te puede interesar: Lo que deberías saber para crear la mejor marca personal

Las tres “C” de la marca personal

Paolo Guerrero ha aplicado las tres ‘C’, que es importante en toda marca personal, en su carrera profesional: Consistencia, Credibilidad y Constancia. Y son ellas las que actualmente garantizan su comportamiento.

En su caso, la gestión de su marca personal no fue casual, pues se tuvo que desarrollar una estrategia, tener un plan de visibilidad, y sobre todo estar siempre en alerta a lo que sucede en su entorno.

Por eso que Guerrero lo tiene claro, y ha seguido al pie de la letra este proceso, y donde la mayoría de sus decisiones que ha tomado están conectadas a transmitir siempre una propuesta de valor como persona y deportista transmitiéndolo a sus seguidores.

Y si se traslada esta experiencia al mundo empresarial se puede extraer una lección importante: se necesita que las compañías trabajen en el fortalecimiento de las marcas personales de los profesionales que las integran, pues ellos son quienes en momentos de crisis salen al rescate.

Vía: elcomercio.pe