Crea una personalidad de marca

¿Necesitas que tu empresa destaque entre la competencia, pero no sabes cómo? Descubre una forma simple de hacerlo.

Durante años los publicistas se han esforzado en construir marcas que destaquen entre todo el mar de posibilidades del mercado mundial. Quienes lo han logrado, han facilitado el crecimiento de sus empresas.

¿Quién no reconoce en BMW un estatus de elegancia, en Apple innovación o en Coca Cola una bebida joven y refrescante?

El apabullante éxito de estas empresas frente al resto, se explica, en gran parte, al tener una personalidad propia. Gracias a este punto, sus oportunidades de llegar a los consumidores han sido mucho mayores.

En este camino, el Branding juega un papel crucial. Con esta forma de posicionamiento podrás definir cuál será la imagen que le entregarás a tu empresa. Twitter y Facebook son también parte de las nuevas herramientas 2.0 que pueden conseguir que el nombre de tu negocio se posicione en Internet o en los medios de comunicación.

Sin embargo, hay otros elementos indispensables en la construcción de una imagen potente.

Valores que forman la personalidad

El carácter que llevará la marca tiene características elementales que implican tres niveles de valores. Estos definirán la forma en que debes manejar tu marca, según lo explica el blog “Marketing take away” y Álvaro Gutiérrez de Cabiedes, publicista español.

El asunto es más simple de lo que se cree: al incluir “valores” a la marca, obtienes el “carácter” que determina cómo se proyectará tu producto, es decir, la personalidad.

Según lo detalla Gutiérrez, existen tres tipos de valores:

Primero, están los valores llamados “higiénicos”, que la marca debe tener aun cuando no le entreguen ventaja alguna. Aunque la falta de éstos, si le pueden dar cierta desventaja.

Para explicarlo utilizaremos el ejemplo de Mc Donalds. Su producto y servicio es la comida rápida, y es la rapidez parte de sus valores intrínsecos, pero si éste no existiera, perderían el valor que los caracteriza.

Por otro lado, están los llamados valores “específicos”, que señalan algo que debe existir, y que forma parte del resto de los valores de nuestro producto. Para entenderlo mejor, diremos que McDonalds debe preocuparse de la salubridad de sus locales, y que esta no puede fallar, de lo contrario sería notificado por los organismos de salud pública, multado y hasta suspendido. Se trata en definitiva de reglas establecidas por el mercado, pero que de igual manera forman parte de tu imagen.

Por último, pero no menos importante, se ubican los valores “diferenciales”, éstos entregan el denominado valor agregado a la empresa y marcan la diferencia con la competencia. Tal como lo fue en sus inicios McDonalds con su “cajita feliz” y los juguetes que venían incluidos en sus promociones.

Fuente: Altonivel.com.mx

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion