El logotipo: La esencia de una marca

En la actualidad, el logotipo sigue siendo un factor clave a la hora de comunicar la esencia de una marca. En una era en la que la atención del consumidor está más dispersa que nunca, el logo cobra una relevancia inusitada.

Crear un logo que proporcione un valor y una diferenciación duraderas a la marca a la que representa requiere talentos y habilidades con un alto nivel de especialización.

En la nueva era de la sobreinformación, los logotipos lo tienen más difícil que nunca a la hora de conectar con el consumidor. Un logo verdaderamente efectivo necesita ser reconocido de manera casi instantánea por el cliente. De lo contario, perderá la batalla frente a la competencia.

Asimismo, si el logotipo es capaz de trascender barreras lingüísticas y culturales, su valor aumenta también exponencialmente, asegura Thomson Dawson en Branding Strategy Insider.

Los logos han sido siempre una abreviatura de nuestras preferencias, un símbolo del valor que define quiénes somos y que prometemos. Durante siglos, los logotipos han formado parte de la “fábrica visual” que nos rodea y nos conecta con el mundo.

El logo y los ideales que éste representa son ahora más importantes que nunca y también, por lo tanto, la disciplina que se esconde tras su proceso de creación, concluye Dawson.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion