Cómo nacen las marcas exitosas

Los caminos que conducen al éxito empresarial son infinitos. Una posibilidad es lanzar un producto o servicio que la gente realmente desee haciendo previamente investigación de mercados.

Otra opción es crear algo que nosotros mismos necesitemos. Podemos asimismo lanzar un producto basándonos en las necesidades de nuestros amigos o conocidos. O tenemos también la alternativa de copiar la idea de otro e intentar mejorarla y actualizarla.

Apple, por ejemplo, no hace investigación de mercados, o al menos eso asegura. Steve Jobs afirma que los consumidores no saben en realidad lo que quieren, por lo que no tiene sentido preguntarles. Esta estrategia resulta adecuada para la empresa de la manzana.

Chad Hurley y Steve Chen lanzaron YouTube porque necesitaban una manera más sencilla de compartir vídeos con sus amigos. La ida funcionó, a sus amigos les encantó el invento y después el resto del mundo se rindió también a los pies de YouTube.

Google no fue el primer motor de búsqueda ni tampoco fue el primer buscador en emplear hipervínculos. Igualmente, tampoco fue la primera empresa en vender links junto a los resultados de búsqueda. Los fundadores de Google conocían el mercado y sus competidores, introdujeron innovaciones y se convirtieron en líderes incontestables de las búsquedas. Al gigante de internet le funcionó esta estrategia.

Para triunfar en el mundo empresarial, no es necesario examinar con lupa todo lo que otros han hecho antes. No hay reglas para convertirse en un emprendedor de éxito, subraya Boris Veldhuijzen van Zanten en The Next Web. Es preferible que las marcas estén encerradas en su propia prisión de ideas a que los estén también en las cárceles de ideas de otras empresas.

Vía: Marketing Directo

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion