Las marcas y la importancia de un buen nombre

Las marcas y la importancia de un buen nombreJoan Costa, uno de los fundadores de la comunicación visual, indica que las empresas pueden prescindir de los logos, o cambiarlos cuando les convenga, pero lo que no tiene nombre, no existe. Para Costa, el nombre es el primer signo de identidad.

“El Nombre de la marca es el mensaje más repetido de todos. Mucho más que los logotipos, los símbolos y los colores. Mucho más repetido que sus anuncios, que se “queman” con cada campaña y han de ser sucesivamente renovados”.

Para elegirlo es fundamental mirar a la competencia, hacer búsquedas por internet del nombre de las empresas del sector al que se está ingresando y analizar por qué se denominan de esa manera, según Juan Pablo Signes consultor en comunicación de marca.

Signes indica que es necesario estudiar la propia empresa, qué hace, qué la distingue y de ahí ir anotando ideas. Lo más recomendable es formar un comité con el cual compartir la información que se obtuvo, a manera de brainstorming, y seleccionar aquellas que tuvieron mayor frecuencia, que provocaron alto impacto o que resultaron más reveladoras.

Jugar con las palabras y rebasar las barreras del lenguaje es fundamental para realizar una propuesta de nombres. Sólo una cuestión: nunca te olvides del estudio de mercado, si para tu audiencia es importante el idioma, tómalo en cuenta.

Signes también recomienda que tenga sonoridad y sea memorable. Entre menos impactos publicitarios necesites para que la gente recuerde el nombre más efectivo será; esto lo puedes estudiar a través de grupos de enfoque y encuestas.

Finalmente, Joan Costa recomienda elegir nombres cortos, como 3M, Nike, Levis o Kodak. Sin embargo, destaca, existen marcas con nombres largos, como American Express, que son altamente recordados, esto se debe a que “logra despertar e instalar en la mente del público, los valores que representa para la sociedad y su universalidad”.