Lovemarks: el amor hace girar las marcas

lovemarks

Emocionar, causar alegría, inspirar, dar comodidad y seguridad al transmitir mensajes mediante la combinación de afecto y respeto hacia el consumidor. Todo esto es lo que necesitan las marcas para hacer posible la creación de vínculos emocionales.

Las marcas queridas ó lovemarks crean confianza e inclinación hacia determinado producto, servicio o empresa. Construir lazos afectivos entre el consumidor y la marca es crucial hoy en día ante la extensa oferta que existe en cada categoría o sector.

En nuestro país, casos representativos de lovemarks pueden ser Inca Kola, San Fernando y Cua Cua.

El emotional branding o posicionamiento emocional de la marca consiste en centrarse en el cliente y buscar la forma de construir lazos afectivos profundos entre nuestra marca y ellos. Esta preferencia o cariño surge al lograr empatía con los consumidores a través del conocimiento de sus aspiraciones, emociones y contexto social para generarle diversos sentimientos positivos y de comunidad con la marca.

Este posicionamiento emocional se considera un factor de diferenciación y de ventaja competitiva ya que va más allá de lograr el ser o no reconocido, sino de alcanzar algo más importante: el ser “estimado”.

Por tanto al planear las estrategias de comunicación, marketing y publicidad debemos considerar tanto la parte racional, como la emocional. Es importantísimo conocer las preferencias y gustos, manejar la estética visual y las características adecuadas según el tipo de producto y dependiendo del target al que nos dirijamos. No basta con que un producto sea conocido y haya permanecido varios años en el mercado; es necesario buscar las formas de alcanzar y mantener el posicionamiento en la mente y en el corazón de nuestros consumidores.

lovemarks

Vía: lovemarks.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion