Marca

La marca es el nombre de la empresa con el que nos van a identificar los consumidores. Por esto, a la hora de crearla debemos hacerlo pensando en función del posicionamiento y la imagen que queremos proyectar, teniendo en cuenta los siguientes elementos:

Nombre: es la identidad verbal. Puede ser un nombre que se relacione con el producto o servicio, o con el emprendedor. Debe ser único, breve, fácil de pronunciar y recordar.

Logotipo: es la comunicación gráfica. No se puede pronunciar pero al verlo inmediatamente nos viene a la mente la empresa a la que se refiere. Por ejemplo la M de Mc Donald´s.

Identidad Cromática: es la gama de colores que componen nuestra marca y que van a transmitir una emoción, o asociación. Por ejemplo el verde lo relacionamos con la naturaleza, el blanco con pureza. Los colores deben ser coherentes con el producto o servicio que ofrecemos. Las marcas que venden leche utilizan colores como el blanco y el verde, que transmiten pureza, frescura, naturaleza. Seleccionar los colores inadecuados pueden causar el rechazo en la mente del consumidor, y por lo tanto que no lo compre. Si el envase de la leche fuera negro… ¿quién lo compraría?.

El objetivo de la marca es lograr que la gente se identifique con y a través de ella, conseguir la lealtad del consumidor, que refleje el equipo de gente detrás de la misma y ser un valor de referencia y diferencia para protegerse de los competidores.

El valor de la marca está dado por la lealtad que logra generar en el mercado que opera. Este valor lo genera el público por diferentes razones, puede ser porque se identifica con ella, porque le transmite confianza, por tradición, porque quiere pertenecer a un grupo, por necesidad, etc. Esto es importante para la empresa puesto que es un elemento fundamental en la toma de decisiones.

Para posicionar y hacerla exitosa debemos elaborar una estrategia de marca considerando los siguientes puntos:

Posicionamiento: Cómo queremos que nuestro público perciba la marca o con que valores queremos que la asocie.

Precio: definir el precio es pilar básico, este puede llevarnos al éxito o al fracaso.

Producto: establecer los parámetros para realizar nuestro producto en cuanto a las características de nuestro público, y el diseño.

Punto de Venta: cómo será el local, cómo se exhibirá nuestro producto. Nuestro equipo de venta no sólo debe dar información sino que tienen que transmitir la cultura, los valores y la imagen de la empresa.

Promoción y Comunicación: Una vez definido el logotipo el siguiente paso es responder a estas preguntas: dónde, cuándo y cómo. Debemos elegir los canales adecuados de comunicación para hacer llegar a los consumidores nuestra marca y promoción del producto o servicio. Así mismo debemos transmitir a nuestro equipo de trabajo, los valores e imagen que queremos proyectar para que lo transmitido por la marca no sea incongruente a la experiencia que viva el cliente a la hora de comprar nuestro producto o servicio.

Evaluación: Evaluar los costos de las acciones tomadas para alcanzar nuestros objetivos. Hacer un análisis de costos vs. beneficios de llevar a cabo nuestra estrategia, y una proyección de los resultados.

Fuente: Esmas.com

 

 

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion