Protección de las marcas ante los nuevos retos de la era digital

Protección de las marcas ante los nuevos retos de la era digital

Este año ha comenzado con muchos cambios en el entorno digital, los mismos ofrecen oportunidades de negocio que es preciso aprovechar pero también implican nuevos riesgos para las marcas. La estrategia de protección de marca debe tener muy en cuenta el escenario cambiante y adaptarse a él para no correr riesgos.

– La proliferación de dispositivos móviles alimenta cada vez más el consumo de contenidos digitales y, como consecuencia de ello, se incrementa el riesgo para las marcas en casi todas las categorías de negocio. Todas las marcas poseen contenidos digitales pero, para algunas de ellas, estos son su propia esencia.

– La cantidad de abusos que una marca puede sufrir a través de la red es sobrecogedora. Una manera simple y efectiva de establecer prioridades para contraatacar es observar el volumen de tráfico de las páginas web infractoras. Concentrarse en aquellos sitios que registran el mayor volumen de tráfico es una estrategia fundamental para maximizar el impacto de sus esfuerzos.

– En Internet, por su propia naturaleza, todo es medible y las marcas deben medir el éxito de sus estrategias de protección de marca. Los programas de protección de marca suelen entrar en conflicto con otras inversiones internas, por lo que es importante saber evaluar el impacto financiero de las acciones que se emprenden.

– Los afiliados y distribuidores online son socios productivos que incrementan la exposición de la marca y ayudan a impulsar las ventas, pero todos los programas de afiliados o de canal deben ser monitorizados para evitar fraudes

– El número de redes sociales y blogs sigue aumentando, al igual que el tiempo que los internautas invierten en ellos. Por eso no sorprende que el abuso de marcas en los medios sociales también crezca, especialmente en el apartado de la usurpación de marca, lo que se conoce como “namesquatting”.

– El abuso de marcas no es un asunto legal ni de TI, sino un problema empresarial de primer orden. Su impacto se deja sentir en toda la organización: desde el desvío de ingresos y la disminución del ROI de marketing hasta el aumento de los costes de servicio al cliente.

– Las marcas más avanzadas aprovechan la experiencia y los recursos de terceros para desarrollar y ejecutar la estrategia de protección de marca más adecuada para su organización.

* Jerome Sicard

Fuente: Puro Marketing

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion