Astroturfing y Blackhat SEO, el camino para crear falsa popularidad en Internet

astroturfing_blackhat_SEO_01_02_2013

Tal como en todas las demás actividades, en el mundo del marketing online hay buenas y malas prácticas, estas últimas son las que se desvían de lo profesional y ético. En los últimos tiempos ha visto la luz una clase de técnica llamada “astroturfing”. Astroturfing y Blackhat SEO son técnicas de las que conviene estar enterado para no caer en el engaño.

El astroturfing consiste en inventar, falsear la popularidad de una marca, producto o servicio, con el fin de hacer que el público piense que el producto o servicio en cuestión es más legítimo . De esta forma, un sitio web o una marca nueva puede parecer, casi como por arte de magia, un gran éxito con miles de clientes satisfechos (obviamente falsos). Para el astroturfing pueden ser necesarios conocimientos técnicos avanzados de programación y software especialmente diseñado, en otros casos basta con la falta de escrúpulos.

La compra de seguidores falsos en Twitter y de fans en Facebook es lamentablemente la práctica de astroturfing más difundida en la actualidad. Si bien en sitios como Ebay y Mercadolibre está prohibida la oferta de estos servicios, existen sitios web especializados que los ofrecen. El argumento que suelen utilizar los vendedores es que aparentar mayor popularidad hace que el público esté más predipuesto a seguirnos e interactuar con nosotros.

Pero el astroturfing no se detiene allí. Para los que desean “interacción” existe la posibilidad de obtener retweets y favs falsos en cualquier retweet. También puede adquirirse un servicio que incrementa artificialmente la cantidad de visualizaciones de cualquier video en YouTube, es decir que un video puede parecer un éxito viral de la noche a la mañana.

¿Se desean visitas a un sitio web para simular el éxito de una campaña? También es posible, con software que altera los registros de visitas en Google Analytics y otras aplicaciones.

Otra práctica nada nueva pero potenciada gracias a Internet, es la compra de testimonios falsos por parte de supuestos clientes. Actores amateurs se ofrecen para brindar convincentes testimonios en video acerca de cómo determinado producto o servicio ha cambiado sus vidas, así como también redactores freelance se ofrecen para escribir tales testimonios.

La obtención de posicionamiento web en buscadores por métodos antiéticos más conocido como el “blackhat SEO” también está de moda. Algunos pseudo publicistas ofrecen miles de backlinks (enlaces entrantes) a los sitios web para mejorar su posicionamiento con respecto a determinadas palabras clave. El problema es que Google mejora sus defensas contra esta actividad y el sitio web en cuestión puede ser penalizado severamente, hasta el punto de desaparecer de los resultados de búsqueda.

Ninguna de estas prácticas es infalible y, como suele decirse, la mentira tiene patas cortas. Para un publicista o cliente informado sobre estas formas de proceder, no debe ser difícil detectar irregularidades. Cuando se trate de “popularidad” en redes sociales, es imprescindible investigar los perfiles de las cuentas involucradas. Los perfiles falsos no resisten un análisis pormenorizado, y en muchos casos los números “redondos” pueden ser una pista, debido a que las compras se realizan por miles. Con respecto al tráfico web, debemos preguntarnos ¿de dónde viene? ¿se da en el tiempo de manera natural, o todas las visitas llegan un solo día y desaparecen? ¿Todas las aplicaciones registran el mismo incremento? Asimismo, algunas aplicaciones web nos permiten ver los backlinks hacia nuestro sitio web. Es fácil distinguir una fuente legítima, de un sitio web con contenido “basura” o automatizado que no ha sido pensado para ser leído más que por los motores de búsqueda.

De cualquier forma, la máxima que no debemos olvidar y que nos permitirá salir aiorosos es que si algo parece demasiado bueno para ser verdad, conviene echar un segundo vistazo.

Aquí les dejo un video didáctico e informativo sobre las malas prácticas del marketing online por cortesía de nuestros amigos especialistas de la Universidad de Valencia.

¿Y tú qué opinas de estas malas prácticas del marketing online?

Fuente: puromarketing.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.