Los 7 pecados capitales aliados del marketing de contenidos

Los 7 pecados capitales aliados del marketing de contenidos

Por lo general, los pecados capitales no tienen por qué ser necesariamente malos. Explotándolos adecuadamente, las marcas pueden convertir la avaricia, la lujuria, la gula, la pereza, la envidia, la ira y la soberbia en sus mejores aliadas para sus acciones de marketing de contenidos.

Heidi Cohen explica en su blog personal cómo conseguirlo, por ello conoce estos 7 pecados capitales:

1. Avaricia: Las marcas tienen que aprovecharse de la avaricia del consumidor. En las nuevas plataformas 2.0, el cliente quiere acaparar la atención de las marcas y estás deben responder adecuadamente a su afán por destacar.

2. Lujuria: El nuevo consumidor 2.0 es lujurioso y siente un deseo irrefrenable por la información. Sin embargo, hay que proporcionarle la información en pequeñas dosis para no apagar la llama de la pasión de manera inmediata.

3. Gula: En la nueva Web Social, el consumidor está hambriento de información, pero no de cualquier información, sino de información adaptada a sus intereses personales.

4. Pereza: Detrás de toda estrategia de marketing de contenidos, hay una llamada a la acción. Aun así, el nuevo consumidor digital es perezoso y sólo está dispuesto a llevar a cabo acciones que implican poco esfuerzo, como hacer clic en el botón “me gusta” o compartir contenido mediante herramientas diseñadas ad hoc.

5. Envidia: Las marcas deben hacer a los usuarios ofertas de contenidos que les hagan sentir especiales. Se trata de despertar la envidia de los que no tienen acceso a esos contenidos.

6. Ira: Con cada vez más plataformas a su disposición para descargar su ira, el consumidor actual no tiene inconveniente en verter sus críticas en las redes sociales. Aun así, las marcas están obligadas a monitorizar posibles comentarios negativos para dar a éstos una respuesta lo más temprana posible.

7. Soberbia: Los concursos y los premios son técnicas que alimentan el ego y el soberbia del consumidor, que tiene así la excusa perfecta para presumir con sus amigos y familiares.

Fuente: Marketing Directo

{fcomment}

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion