7 preguntas para saber qué piensa el público de tu producto

¿Estás decidido a abrir tu negocio ahora? Perfecto, pero no te olvides de hacer una investigación de mercado previa. “Uhmmm, no creo, la gente no me va a contestar con sinceridad”, piensas. Por supuesto que la gente no te va a contestar con sinceridad, pero eso ocurre porque tus preguntas no están bien direccionadas. Cuando las preguntas de una investigación de mercado no están bien realizadas, lo único que obtenemos son datos de mercado que no plasman fielmente la realidad. ¿Qué preguntas básicas debe contener tu investigación de mercado? Echa un ojo a la siguiente lista:

  1. ¿Cómo puedo mejorar este producto?

Esta pregunta suplanta a la interrogante inocente de “¿Te gustó?”. Recuerda que para iniciar la investigación tienes que diseñar un producto de prueba o prototipo. La persona consultada debe hacer uso del producto y, a partir de ahí, responder a nuestras interrogantes. Con esta pregunta, asumimos que el potencial público no está 100% a gusto con el producto. Es una táctica que no tiene pierde.

  1. ¿Qué debilidades ves en mi producto?

Otra pregunta que varía la clásica interrogante: “¿Qué no te gustó?” Agarra papel y lápiz porque podrías descubrir algunas falencias de tu producto que ni te imaginabas.

  1. ¿Qué es lo primero que se te viene a la mente al ver el producto?

En esta pregunta recurrimos a las emociones de los potenciales clientes. Evita que el encuestado se tome demasiado tiempo para contestar, sino responderá en base a principios objetivos, y eso no es lo que pretendemos. Recuerda que los hábitos de compra son dominados por las emociones y no por la razón.

  1. ¿Qué problemas encontraste al usar el producto?

Aquí vamos al aspecto técnico del producto. Quizás el envase no sea el adecuado, no exista una línea de atención rápida para el cliente, no existan tallas para todo tipo de cliente, etc. Que  tu entrevistado no te diga las cosas a medias, haz constantes repreguntas para reparar en los detalles que afectan a tu producto.

  1. ¿Recomendarías este producto?

Pregunta clave. A través de esta pregunta advertirás si realmente el público potencial ama tu producto, o si únicamente se convertirá en un cliente ocasional. Únicamente alguien que está encantado con tu producto es capaz de recomendarte ante sus conocidos.

  1. ¿Consideras que hay público que desee adquirir este producto?

Volvemos al plano racional con esta pregunta. El entrevistado tendrá que decir sí o no, y argumentar su respuesta. Digo que aquí se involucra el aspecto racional, puesto que el entrevistado deberá asumir que hay algo que el cliente común advierta como superior en este producto con respecto a lo que se encuentra en el mercado.

  1. ¿Comprarías este producto ahora mismo?

Esta pregunta me encanta. Si bien en la pregunta anterior hemos insistido en el aspecto racional, ahora cambiamos todo y volvemos al plano emocional. Con esta interrogante pones en jaque al entrevistado, pues a través de su respuesta podrás advertir si ha sido sincero o falso en las respuestas anteriores. Por supuesto que aquí no vas a cerrar ninguna venta. Luego de la respuesta le dirás al entrevistado que no tiene que comprar nada, que la última pregunta era solo parte del cuestionario que tenías planificado para la investigación.

Vía: entrepreneur.com

Foto: usability.gov

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion