Buscando clientes con un producto nuevo

sello-nuevo-producto

Cuando se saca un nuevo producto o servicio el mercado, tenemos una desventaja frente a la competencia: nacemos sin clientes. Para algunos emprendedores, el reto de crear clientes puede ser un verdadero dolor de cabeza. Sin embargo, para otros significa una oportunidad. ¿Oportunidad para qué? Una marca se construye paso a paso, al igual que los clientes. Nadie conoce sobre su empresa, por tanto, no presenta ventajas ni desventajas frente al resto. Un buen trabajo le asegurará una excelente reputación, y quizás, llegar a ser el líder en su rubro.

Como todo en la vida, ser aceptado por la sociedad tiene sus costos. Y no hablamos de costos económicos necesariamente. El proceso puede ser largo y tedioso. Lo ordinario es que su flamante producto o servicio tenga que pasar por estos pasos antes de hacerse conocido:

  1. Conciencia: el cliente se entera que existe su producto.
  2. Interés: el cliente busca información sobre su empresa (a pesar de lo escasa que puede representar).
  3. Evaluación: el consumidor pondrá en consideración si vale la pena consumir su producto.
  4. Prueba: uno que otro cliente se anima a probar su producto, únicamente a pequeña escala.
  5. Adopción: el consumidor ha quedado encantado con su producto y decide adquirirlo regularmente.

Todo suena excelente, pero ¿cuántos clientes cree que se animarán siquiera a probar su producto o servicio? Si su campaña de marketing ha sido buena, solo un 2,5% de su público objetivo probará su producto en el corto plazo (sí, así como lo lee, según señalan investigaciones realizadas en los Estados Unidos). ¿Le basta? Por supuesto que no. Si su producto recibe buenas críticas, se sumará un 13,5% más de su público objetivo. Más allá, la frontera parece borrosa. Solo si producto o servicio cumple con las necesidades de estos dos primeros grupos, logrará ser atendido por mucha más gente.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Pero, ¿a quiénes representan el 2,5% y el 13,5% del público objetivo inicial? El primer 2,5% está conformado por clientes jóvenes, de alta formación académica, con ingresos altos, y deseosos de probar nuevas cosas. En el campo del marketing, ese 2,5% es conocido como el cliente innovador. Luego el 13,5% siguiente es conocido como el adoptador temprano, es decir, aquellos “líderes” que buscan nuevas experiencias, pero de forma cautelosa. Si logra ser aceptado por estos dos grupos iniciales ya dio el primer gran paso.

Un nuevo producto requiere clientes frescos, por tanto, estos dos grupos son los que más se acomodan a su estrategia de marketing. La idea de lealtad de marca no está en el itinerario de los innovadores y los adoptadores tempranos. El riesgo es el sello de fábrica de ambos grupos. Por ello, no deje de lado esta recomendación, puede serle de gran ayuda si desea abrirse un espacio, con su nuevo producto, en el competitivo mercado de su elección.

Vía: “Fundamentos de marketing” por Gary Armstrong y Philip Kotler

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario