Busque generar mayor valor agregado en su empresa

En un mercado cada vez más competitivo es indispensable aplicar las tácticas necesarias para diferenciarse en el mercado, de manera que sea reconocido por sus clientes.

En este sentido, algunas empresas optan por dar a sus productos un valor agregado, es decir, un extra, un adicional. Por ejemplo, si venden una pizza familiar, regalan una gaseosa, pan al ajo, entre otros.

Pero hay algunas empresas que se adelantan en otorgar un valor agregado cuando el servicio básico todavía no se cumple. Esto ocasiona que los clientes se disgusten y no se logre causar el impacto esperado en ellos, pues piensan que el extra que le dan es para compensar el mal servicio recibido.

Por ejemplo, usted le pide a un mecánico que repare los frenos de su automóvil y éste le ofrece terminar su trabajo a una hora determinada. Pero si cuando va a recogerlo su vehículo no está reparado adecuadamente, es seguro que se molestará, aunque se lo entreguen lavado después.

Ello, en teoría, es un valor agregado, pero en las circunstancias descritas no generará el resultado esperado en el cliente. Asimismo, hay muchas empresas que dan un valor agregado a sus productos sin cumplir con las expectativas de sus clientes, es decir, que entregan un bien sin la calidad que espera el comprador.

Siguiendo con el ejemplo del mecánico. Si el automóvil fue reparado correctamente, entregado en el plazo establecido y, además, lavado; sin que ello implique un costo adicional, el cliente resultará más que sorprendido. Pero si nota que no lo limpiaron correctamente, no tendrá una buena impresión del servicio y pensará que lo hicieron solo para cumplir.

Adicional
Por otro lado, hay ocasiones en las que por buscar dar un servicio adicional al cliente se pueden recibir quejas. Si regala una gaseosa a su cliente, mas no le pregunta el sabor o la marca (o no le permite que seleccione su oferta), no estará cumpliendo con sus expectativas de consumo. Pero si busca que ese extra sorprenda a su cliente, no solo le ofrecerá una bebida gratis, sino la que desee.

Asegúrese de preguntar al consumidor el sabor que prefiere. Si se presenta un caso en que no tenga la elección, hágale saber las opciones disponibles y deje que el consumidor decida. De este modo, su cliente agradecerá el valor agregado.

El valor agregado es un arma de doble filo. Al principio, los clientes se sentirán satisfechos de recibir algo extra, pero después pensarán que es una obligación que les brinde un extra por sus compras.
La primera vez que ofrezca un adicional por la adquisición de algunos de sus productos excederá las expectativas, mas con el paso del tiempo el efecto pasará.
En caso de no recibir nada, pensarán que el servicio es deficiente, por eso observe todos los aspectos antes de ofrecer cualquier extra.

Criterio
1. Cuando brinde un valor agregado a su servicio, elija algo que le guste a todos sus clientes.
2. Para conocer esta preferencia puede realizar una pequeña encuesta entre ellos.
3. Recuerde que una buena atención es un valor agregado que muchas veces es más apreciado que un objeto.
4. A los clientes les gusta la novedad, por eso varíe los objetos que les brinda.

Fuente: El Peruano

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion