¿Cajeros automáticos de cupcakes?

La iniciativa surgió hace un par de años en California después de que la popular chef Candice Nelson, fundadora de Sprinkles Cupcakes y  juez del programa televisivo Cupcake Wars que se transmite en Food Network, salió con unos amigos y alrededor de la medianoche fue incapaz de encontrar unos cupcakes. La empresaria tuvo una visión y esa idea se transformó en una mina de oro: un cajero automático de cupcakes de 24 horas.

Con el lema “Es difícil recordar la vida antes del acceso a los cupcakes 24 horas al día”, la Gran Manzana tiene su primer cajero automático en el número 780 de la avenida Lexington, luego se han ido instalado en Beverly Hills, Las Vegas, Dallas,  Chicago y Manhattan, y se planea instalar otro en el World Financial Center.

Maura Weber, una de las responsables de la tienda,  dijo “Lo más difícil fue diseñar el empaquetado para que el glaseado no se estropeara”, quien añadió que en su primer día de apertura el cajero automático dispensó unos 800 cupcakes. La máquina se repone tres veces al día, la última vez después del cierre de la tienda, a eso de las nueve de la noche, para garantizar que el cajero está bien surtido y que los cupcakes sean frescos.

Los clientes usan una pantalla táctil para empezar, ahí aparece un menú de cupcakes, mezclas de pastel, envoltorio y adicionalmente a ello también se pueden encontrar cupcakes exclusivamente para perros. Después de escoger deslizan su tarjeta de crédito y esperan la entrega de su pedido.

En referencia al precio del cupcake por unidad cuesta tres dólares con 50 centavos en la tienda y el mismo producto en el cajero cuesta cuatro dólares, con 50 centavos de comisión del uso del cajero, el envoltorio, la experiencia original, la practicidad y los 30 segundos que puede demorar en la entrega.

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion