¿Cómo hallar su ventaja comparativa?

ser-amigable-con-clientes

Existen ocasiones en que poseemos una diferenciación con respecto a la competencia, pero no lo explotamos. No solo basta con ofrecer un valor extra al producto o servicio, debemos darlo a conocer, ya que si no, ese secreto morirá con nuestra empresa. ¿Cómo identificar nuestra ventaja comparativa? Aquí una brújula para hallarla:

1.       Por el Producto

Los productos manufacturados suelen tener diferentes valores agregados. Dependiendo del rubro, puede identificar cuál es la diferencia de su producto con el resto. En el caso de los servicios, el conocimiento especializado es el que marca la diferencia: un cliente queda más satisfecho cuando su problema se revuelve de la forma más rápida y eficaz posible.

Sin embargo, existen productos en los que difícilmente podemos marcar diferencia. Los que poseen una botica, una ferretería o una tienda de abarrotes pueden dar cuenta de eso. ¿Cómo lograr la ventaja comparativa en esos casos? Para descubrirlo tendrá que revisar lo que viene líneas abajo.

2.       Por Servicio

¿Hace rápida entrega de los productos? ¿Brinda los productos al cliente en buen estado? ¿Da algunos obsequios a sus mejores compradores? Muchos clientes prefieren un negocio sobre otro similar por este factor. ¿Qué damos más allá de lo que inicialmente ofertamos? No es extraño encontrar en diversas tiendas, promociones como el 3×2 o la posibilidad de que envuelvan nuestros regalos para ocasiones especiales.

Todo no queda ahí. Existen empresas de servicios que ofrecen servicio post-venta. Asesoramiento técnico gratuito para sus equipos recién adquiridos, periodos de prueba, devolución de productos en caso de no satisfacción de las necesidades, reparación gratis durante uno o dos años, son ejemplos de este tipo de ventaja comparativa.

3.       Por Personal

Hay personal de venta de todo tipo. A algunos los encontramos enfadados todo el día, a otros con una sonrisa de oreja a oreja. Como cliente, ¿a cuál prefiere? No es necesario adivinarlo. Variadas empresas se esfuerzan por tener un personal altamente competitivo, pero que no olvide ser amigable con el cliente. Y por más que se ofrezca un producto o servicio igual al de la competencia, la ventaja puede radicar en el capital humano de su organización. Ello no nace de la noche a la mañana. Hay que mantener contento al personal con salarios y horarios justos, y capacitarlos constantemente para que tengan el ánimo siempre arriba.

4.       Por Imagen

Esta es la ventaja comparativa más difícil de conseguir, puesto que requiere la asociación de una idea con una marca en específico. Existen muchas empresas que cosechan lo que sembraron décadas atrás. Una imagen no se compra, se construye. Y, desde que está a punto de iniciar un negocio cualquiera, desde el primer minuto comience a construir su imagen. Es la mejor ventaja comparativa que puede encontrar en el mercado.

Vía: “Fundamentos de marketing” por Philip Kotler y Gary Armstrong

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.