Diferenciarte no basta: Agrega valor a tus productos

Las pequeñas y medianas empresas (Pymes) tienen el reto de presentar a sus clientes productos distintos, con características especiales que les permitan sobresalir en el mercado. Sin embargo, no deben exagerar tanto que su producto pierda la idea original que lo motivó.

“Pensamos que el foco es comunicar la diferencia y generamos ideas, luego inventamos y finalmente exageramos para hacer la distinción; sin embargo, la diferenciación se debe lograr ofreciendo valor al producto, proporcionando algo que sea genuinamente valioso”, comenta Ricardo Medina, socio director de la consultoría Factor Delta.

Agrega que esta distinción se puede logar al ofrecer un producto a un segmento específico de clientes, para conocerlos, saber cuáles son sus necesidades, ofrecer un excelente servicio de atención, entre otros. “No se trata de costos o del tamaño de la empresa: es actitud, una convicción, una estrategia de negocios”, declara.

Identificación. El también autor del libro Diferenciarse no basta explica que es necesario que los micro, pequeños y medianos empresarios conozcan el mercado en el que posicionarán su idea, por lo que deben analizar si su producto o servicio es valioso, para quién lo es y por qué, para que así ambos, cliente y vendedor, salgan beneficiados.

Por ejemplo, un negocio de joyería artesanal tiene que localizar a quién le interesa su producto, por qué es valiosa la artesanía, el modo de producción, la identificación con alguna cultura y enfocar esta idea al proceso de venta.

“¿Es valiosa porque representa la cultura de un pueblo, porque es un signo de un hogar, qué rol tiene esta tradición? Con este conocimiento se arma la oferta del producto, lo que le da un valor más allá del económico”, declara el consultor.

Expone que esta idea de generar valor para diferenciarse de la competencia se debe tener siempre en práctica, desde que se gesta la idea de la empresa y mantenerla siempre. “Todos queremos clientes para toda la vida, por ello hay que buscar la forma de buscarlos y conservarlos”, detalla Medina.

Cuatro principios para diseñar la propuesta de valor
-No todo vale lo mismo.
-La lealtad debe ser de dos vías.
-Hay que analizar la idea de costo-beneficio.
-Es necesario simplificar la decisión.

Fuente: El Empresario.mx

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion