El deporte, el rival a vencer por la cine y la música

futbol-americano

“Hola, ¿nos vamos al cine” “Tengo un par de entradas para el partido de la selección, vamos mejor al estadio”. Esta conversación tan común en nuestra sociedad, en realidad responde a una situación un poco desconcertante: ¿Qué hay en común entre el cine y el fútbol? ¿O entre la música y el básquet? Nada. Por un lado tenemos expresiones artísticas convertidas en entretenimiento, y por otro lado tenemos deportes, en el que tiene  haber necesariamente un vencedor y un perdedor. Sin embargo, hoy en día, la lucha por las preferencias del público ya no se encuentra entre las películas más taquilleras del mes, sino más bien, entre la película con más espectadores contra el partido de fútbol con las estrellas del deporte del país.

El fenómeno del “sportainment”

Hace unas tres décadas, el deporte era de exclusivo dominio del hombre de familia. Los únicos que sabían algo de fútbol, vóley, básquet o fierros en casa era el padre de familia, un hombre de unos 25 a 50 años que solía recrearse cada fin de semana viendo un partido por TV o yendo al estadio o coliseo. Sin embargo, hoy en día, la experiencia deportiva ha rebasado a este primigenio público. Padres, abuelos, madres, niños, amigos, todos, absolutamente todos, están pegados a la pantalla de TV cuando llega el partido de su equipo favorito.

Esta conversión del deporte en entretenimiento de masas se generó en Estados Unidos hace más de 20 años. Los norteamericanos se dieron cuenta que el deporte tenía un alto potencial por explotar, y fácilmente podría alcanzar el status a nivel de entretenimiento que generaban las disciplinas artísticas, como el cine o la música (a través de los conciertos y presentaciones). Es por ello que el viejo concepto del marketing deportivo pasó a denominarse como “sportainment”.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Sportainment hasta en la sopa

Hoy hasta el que no ve fútbol americano sabe algo sobre la última edición del Superbowl. Y es que el Superbowl es más que la confrontación de los dos mejores equipos de fútbol americano de la temporada, es todo un espectáculo de entretenimiento para la familia entera. Desde activaciones, firma de autógrafos, parques temáticos sobre los equipos, e incluso, presentaciones musicales, el Super Bowl representa la cumbre de lo que en materia de marketing deportivo o “sportainment” tenemos hasta ahora.

Sin embargo, no podemos dejar de lado que otros acontecimientos deportivos están cerca de emular al conocido Super Bowl. Las finales de la NBA, los Mundiales de Fútbol, los Juegos Olímpicos, los US Open, etc. son ejemplos de lo que se viene cocinando actualmente en materia de entretenimiento deportivo. Porque muchos ven los partidos de estas competiciones, pero son muchos más los que optan por ver únicamente la ceremonia de inauguración, comprarse la camiseta de su deportista favorito o algún souvenir alusivo a la competencia.

De estrellas del deporte a estrellas del espectáculo

Quienes más han gozado de este paso del deporte a un espectáculo de entretenimiento son los propios deportistas. Hoy en día, muchas empresas prefieren incluir a Lionel Messi, Novak Djokovic, Usain Bolt, Cristiano Ronaldo o LeBron James en sus anuncios publicitarios en lugar de figuras del cine, la música o la TV. Si bien antes este fenómeno comercial se reducía únicamente a marcas ligadas al deporte, en la actualidad, no es extraño encontrar a un jugador de fútbol en un spot publicitario de una marca de perfumes o a una tenista sirviendo de imagen a una tienda de ropa (¡cómo si realmente nos importara el perfume que usó Karim Benzema para hacer un gol por Real Madrid!).

Lo que nadie puede negar (y mucho menos entre las esferas del entretenimiento) es que el sportainment ha pegado fuerte en el escenario y no sabemos, a ciencia cierta, hasta cuándo perdurará su reinado. ¿Quizás hasta que el público se percate que solo hablamos de un deporte y nada más? El futuro lo dirá.

Mira este video con los mejores comerciales de Lionel Messi

Vía: reasonwhy.es / gestion.pe
Foto: cnn.com

Artículos Relacionados

comments