¿Pero por qué es tan eficiente vincular el marketing a las emociones?

Hoy en día, marketing y emociones son cada vez más indivisibles, pero ¿qué sucede si además unimos las emociones con la viralidad y lo plasmamos en una estrategia de marketing?.

Sí, parece muy fácil, sobre todo si tenemos en cuenta que las emociones son inherentes a los seres humanos con independencia de su entorno cultural, por lo que tienen un carácter universal. Un universo por conquistar global.

No hay quien se resista. Definitivamente los seres humanos tenemos una reacción involuntaria que nos lleva a anular cualquier otro tipo de análisis (comparativas de precios)  y recordar exactamente el anuncio de la marca que evocó una emoción positiva.

No requieren esfuerzo. Llegar a la conexión con el cliente a través de la emoción supone menor esfuerzo cognitivo por parte del consumidor. Esto significa que no necesitará activar su memoria, la evocación de la emoción será suficiente para que recuerde la marca que se la transmitió.

Estimula y motiva. Las campañas de Marketing basadas en las emociones, en el equilibrio entre impacto- emoción, son altamente estimulantes para los consumidores, es por ello también que tienen un efecto altamente viral ya que los consumidores quienes compartir esa emoción con sus redes.

Aumenta la influencia de las marcas. Una campaña que opte por una estrategia de Marketing basada en los sentimientos, aumentará su exposición y logrará captar la atención de su público objetivo, por lo que su nivel de posicionamiento y su influencia, mejorarán sustancialmente.

Ello incide directamente en la viralidad, a mayor influencia de la marca que genera la emoción más virales serán sus campañas.

Fuente: Puro Marketing

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion