La importancia del cambio de mentalidad para las empresas y marcas

La importancia del cambio de mentalidad para las empresas y marcasHoy es necesario tener una presencia online y para ello, es imprescindible que la cultura social se haya impuesto desde el estudio de la misión y visión de nuestra empresa.

El marketing y la publicidad tradicionales han dejado de tener validez alguna, los clientes finalmente, se han dejado llevar por el hastío y la falta de credibilidad y confianza iniciales, los ha llevado a ignorar a las marcas. Una vez que la presencia online está más o menos construida y, en un escenario en el que la falta de recursos es una constante, conviene iniciar la fase de aumento de presencia, visibilidad y acción social y para ello, la generación de contenidos se ha transformado  en el imán de nuestro público objetivo.

Contar historias, el mejor camino hacia la emoción: Es necesario desprenderse de la acepción vinculada al entretenimiento, con la que se definían tradicionalmente a los contenidos de las marcas. Hoy, es la capacidad de las empresas para contar una historia la que provocará el impacto y,  para contar historias, hay que desarrollar equipos creativos y planificados. Además es necesario dejar el modelo de empresa centrado en las ventas  de bienes, servicios y productos y comenzar a  hacer un nuevo modelo de empresa donde la generación de información y la transmisión de nuevos conocimientos y puntos de vista, es lo que permite identificar nuevas oportunidades.

Delegar y confiar, indispensables en el cambio de chip: Es evidente que para ello debemos ser capaces de dejar de lado aquella máxima del poder de la información. Hoy, todo el mundo tiene acceso libre a la misma por lo que los preceptos sobre los que establezcamos vínculos con nuestros clientes (internos y externos) tienen que estar basados en la credibilidad y, confiar y delegar,  son los primeros pasos  para lograr equipos motivados. Un cambio de chip de índole cultural que va a requerir un proceso de adaptación largo y constante. El problema es que el rechazo de los usuarios hoy se produce en tiempo real, si establecemos estrategias basadas en la intrusión exclusivamente corporativas, nos veremos expulsados del paraíso de los social media y nuestra reputación resultará seriamente dañada.

El compromiso, con las necesidades  de la “comunidad”: Necesitamos aceptar que la relevancia está ahora en identificar qué podemos hacer por los demás y sólo a partir de esa conciencia, los canales sociales se abrirán en todo su esplendor a la exaltación de una marca comprometida e influyente. Ganarse la atención del cliente, impactarle con contenidos coherentes, especializados y comprometidos con sus necesidades, dar las respuestas que se prometen y conformar comunidades en los que el beneficio sea, realmente conjunto, es esencial para lograr la atracción del cliente.

* Carolina Velasco

Fuente: Puro Marketing

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion