Las lecciones empresariales de Apple a tomar en cuenta

Las lecciones empresariales de Apple a tomar en cuentaLa empresa Apple es una de las más admiradas en todo el mundo. Sus productos son el codiciado objeto de deseo de millones de consumidores de todos los rincones del planeta y no sólo eso, sino que el que prueba con Apple, siempre repite.

Más que clientes, la compañía de la manzana tiene fans, los cuales desarrollan una especie de fervor religioso por todo lo que la sale de las fábricas de Apple. Business Insider recoge a continuación algunas de las lecciones empresariales que toda empresa debería aprender de Apple.

– Concentrar a los mejores trabajadores de la empresa en el proyecto más importante de la compañía: Cuando Apple comenzó a trabajar en el iPhone, puso a trabajar a sus mejores empleados en este proyecto, en el que participó también el departamento de Mac de la empresa de la manzana.

– Mantenerlo todo en secreto: Desde el punto de vista empresarial, el secretismo tiene varios beneficios. Por una parte, impide que los productos más novedosos resten brillo a los productos que ya están en el mercado. Y por otra, permite que los empleados estén más concentrados en su trabajo, sin preocuparse por lo que hacen los demás.

– Obsesionarse con los detalles: En Apple es tan importante el acabado final del iPhone o del iPad como su packaging. Se trata de enamorar al cliente a primera vista. La atención del detalle es una las características que diferencia a Apple de sus más directos rivales en el mercado.

– Obviar la investigación de mercados y hacer lo que lo empresa quiere: Apple fabrica los aparatos que quiere fabricar y que considera que son mejores que los que ya hay en el mercado.

– Obviar la investigación de mercados, pero prestar atención a los usuarios: Puede que Apple haga caso omiso a la investigación de mercados, pero ello no quiere decir que no preste atención al usuario. De hecho, la empresa de la manzana se basa en la observación del usuario para dar sus próximos pasos empresariales.

– Nombrar a responsables individuales: En todo producto, en toda característica de un producto de Apple, hay siempre una persona detrás que asume el éxito o el fracaso del mismo. “En Apple, es siempre posible encontrar al responsable”, solía decir Steve Jobs.

– Contratar a la mejor gente: Apple es una empresa sobresaliente, por lo que sólo contrata a personas sobresalientes.

– Limitar la presencia de los altos ejecutivos de la empresa en otras compañías: Apple no permite que sus altos ejecutivos se alejen demasiado de Apple. Tim Cook ha sido el único ejecutivo de la empresa de la manzana que se ha sentado en el consejo de administración de otra compañía (Nike).

– Controlar los mensajes de la empresa: El control de Apple sobre sus mensajes es notorio. Rara vez da respuestas a la prensa y también muy rara vez sus ejecutivos se prestan a hacer comentarios. Para sus comunicaciones públicas, Apple apuesta por grandes eventos en los que todo está atado y bien atado.

– Empezar siempre con el diseño: La mayor parte de las empresas generan ideas de producto y planes de marketing antes de ponerse a hablar con el diseñador del producto. Todo lo contrario a lo que sucede en Apple, donde es el diseñador el que lleva la batuta desde el principio.

– Centrarse en el consumidor: El objetivo último de Apple es siempre crear productos y experiencias que sus clientes terminen “amando”.

Fuente: Marketing Directo

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.