Las mujeres y sus excelentes relaciones con las ventas

las ventas

Saber escuchar, tener empatía y una visión periférica es lo que más requiere para el sector de ventas de una empresa, precisamente estas son características que mejor han desarrollado las mujeres. Saber emplearlas le dará importantes ventajas competitivas a tu compañía. A continuación, conoce las razones de por qué en este ámbito las del género femenino son mejores que los hombres.

Mejor visión periférica

Las mujeres desarrollaron mejor la visión periférica al estar programadas para proteger la descendencia. Mientras que el hombre, al ir en busca de alimentos, desarrolló una visión que se concentra en un solo punto. Por eso las mujeres suelen estar más capacitadas para identificar oportunidades a su alrededor y hacer un excelente networking.

Delicadeza y atención

Su instinto de cuidar con delicadeza y atención los detalles (al cuidar a los bebés, por ejemplo) las hace más flexibles a la hora de tratar con distintos perfiles de clientes. Los hombres que son buenos vendedores pueden tener una cuota de clientes leales, pero las mujeres siguen mejor las reglas y realizan un trabajo verdaderamente profesional.

Más emotivas

A diferencia de los hombres, las mujeres son más emotivas. Son esas emociones las que impulsan los logros femeninos. Las mujeres disfrutan sus victorias y se deleitan con la idea de obtener más satisfacciones.

Mejor empatía

Las mujeres tienen la habilidad de entender mejor el lenguaje corporal de las personas debido a que están condicionadas a entender las necesidades de la familia. Por eso pueden captar, de forma más rápida, lo que realmente quiere el cliente a la hora de las ventas. Hay que recordar que vender por las características del producto nunca es suficiente. Es necesario vender por las necesidades de los consumidores y para conocerlas son mejores las mujeres.

Escuchan mejor

Es cierto que las mujeres habla bastantes, pero también escuchan más y mejor y esa es una condición básica en la ventas.

Todo lo dicho anteriormente no quiere decir que los hombres deban estar excluidos del sector de ventas. Los hombres también pueden aprender estas habilidades y quién mejor para enseñárselas que una mujer.

Vía: Mba.americaeconomia.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion