Logra la ansiada calidad en el servicio y mejora tus ventas

servicio

En numerosos tratados y artículos se menciona el tema de la calidad en el servicio, sin embargo muchos desconocen lo que significa este tan popular término. ¿Qué es y cómo se logra la calidad en el servicio? La calidad en el servicio refiere a que no solo estamos en la disposición de vender u ofertar un producto, sino que además buscamos convencer a nuestro cliente sobre las ventajas de este para lograr mayores ventas. Así de fácil.

Instalaciones

Busca una buena implementación de las instalaciones físicas; un lugar cálido, pulcro y organizado, que permita a los clientes conocer a detalle los productos que ofrecemos será el mejor lugar para recibir y atender a nuestros potenciales clientes. No es lo mismo ofertar electrodomésticos en una tienda física que vender artículos deportivos bajo una aplicación virtual. Así que tendrás que adaptar tus instalaciones de acuerdo a tus posibilidades y tu modelo de negocio.

Actitud

Este es otro pilar en lo que a calidad en el servicio refiere. Muchas empresas se han visto en una mala situación debido a que su departamento de ventas no mostraba una actitud servicial. El cliente siempre está atento a los más mínimos detalles en la actitud del vendedor, por tanto, debemos generar empatía con él. No debemos quedarnos contentos sólo porque el cliente compre nuestro producto, sino también debemos ofrecerle un servicio posventa en caso de cualquier duda o problema con el item adquirido.

Capacitación de la fuerza de ventas

Otro aspecto importante es la competencia del personal. En muchas ocasiones nos hemos percatado que nuestro vendedor conoce menos del producto que nosotros mismos. Por ello, resulta indispensable que el encargado de ventas conozca al detalle todas las características y funciones de nuestro producto. No podemos vender algo si ni siquiera lo hemos usado una vez. Este conocimiento no solo nos permite ofrecer una mejor imagen ante nuestro cliente en el momento de la venta, sino que también, ayudará a que nuestras recomendaciones sobre el producto no caigan en saco roto. Nada es más desalentador que ver a un cliente con rostro de insatisfacción un día después de realizada nuestra venta. Recuerde que no debemos ofertar un producto, debemos ofertar beneficios para la vida de los clientes.

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion