Los rituales unen a las marcas y los clientes

Los rituales unen a las marcas y los clientesAl igual que la religión, en el mundo del marketing sobre todo de las marcas hay rituales. Los rituales son, de hecho, el pegamento que hace posible la unión entre marcas y consumidores. La marca es el objeto de devoción y el ritual es el punto de contacto del cliente con ese objeto de devoción.

La creación de rituales resulta esencial a la hora de construir una marca y lo es porque de ellos depende en buena medida la lealtad del cliente a la marca.

Durante varias décadas, la publicidad tradicional fue el altar de los rituales de marca. Las imágenes, los iconos y los jingles constituían los rituales de conexión y fidelidad a las marcas.

En los últimos años, sin embargo, este tipo de rituales han sido debilitados por los nuevos medios digitales, que dan por primera vez la voz al consumidor, explica J. Walker Smith en Branding Strategy Insider.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Hasta ahora, las marcas han tenido en sus manos el control de sus propios rituales, pero hoy por hoy ya no tienen ese poder. En la actualidad, los rituales no los fabrican las marcas sino los consumidores.

Este cambio de modelo exige una “vuelta de tuerca” en la estrategia de las marcas. Puesto que son los consumidores los que crean los rituales, las marcas están obligadas a recompensarles. Se impone, por lo tanto, la colaboración con el consumidor y no tanto el mero y simple dictado de órdenes.

Fuente: Marketing Directo

Artículos Relacionados

comments