El neuromarketing hace que tu marca sea más efectiva

¿Sabías que a través de los colores, olores, frases o imágenes se puede influir en las decisiones de compra del consumidor?

Eso es posible con el neuromarketing, que es una estrategia de investigación de mercado que puede garantizar el éxito de una campaña publicitaria, ya que es una disciplina basada en la neurociencia que estudia los procesos cerebrales y que, sumado al marketing, sirve para comprender los impactos que tienen dichos estímulos para que las marcas vendan más.

Por ello es que ahora ya las empresas recurren a esta técnica antes de lanzar una campaña publicitaria con el objeto de obtener información sobre los horarios, medios, frecuencia, imágenes, colores y palabras que deben incluirse en su publicidad.

El proceso es simple. Los mensajes que reciben los consumidores no solamente se procesan al nivel de lo consciente, sino que los mensajes logran un impacto en lo subconsciente del cerebro por lo que es la “zona” donde las marcas desean llegar puesto que las decisiones se toman en esa parte del cerebro.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




De tal modo, que las empresas se han lanzado a aplicar las técnicas del neuromarketing para crear mensajes que lleguen con más facilidad a los consumidores. Pero ¿qué hace que el cerebro del consumidor reaccione ante los mensajes de las marcas?

El neuromarketing en la mente del consumidor

Existen diversas técnicas dentro del análisis que se hace con el neuromarketing y que arrojan resultados de una forma instantánea mientras que otro tipo de análisis se apoya más en el recuerdo. La clave es poder identificar lo que a los consumidores les gusta o no les gusta.

Por eso que con el neuromarketing trata de identificar los estímulos que se aplican a diversos campos desde un aviso de publicidad hasta los mapas de calor que ayudan a ver donde se enfoca más una persona. Estos estímulos entonces son estudiados y analizados para luego incluirlos en las estrategias publicitarias.

Así que si se tiene un mayor conocimiento de los estímulos que afectan a los consumidores es un reto que tienen muchas empresas, de tal modo que la publicidad ahora debe enfocarse en la estrategia a utilizar para poder llegar de una forma más eficaz y eficiente al objetivo planteado.

Y entre los datos a tener en cuenta sobre la funcionalidad del cerebro se sabe que procesa las imágenes 60 mil veces más rápido que el texto y recuerda más aquellos textos que tienen imágenes acompañadas. A fin de cuentas, el 90% de todos los datos que se procesan en el cerebro humano son visuales.

Se debe considerar también que el cerebro humano es más receptivo a los rostros, cuyas imágenes se procesan más rápido y de una manera más sencilla, además de llamar más la atención. Y si se trata de rostros humanos, son los bebés quienes obtenen una respuesta más positiva en el cerebro humano.

Pero no solamente las imágenes tienen un impacto en cómo el ser humano responde a los mensajes, también funcionan de forma diferente con los colores. Se ha comprobado que los consumidores extraen mucha información sobre los productos que reciben gracias a la información asociado al color.

En este sentido, los colores tienen un inmediato efecto sobre las emociones cuando el consumidor observa un producto, logrando que se establezca una pauta rápida sobre lo qué se está viendo. De hecho, los dibujos animados, por ejemplo, usan paletas de colores para diseñar el contexto de los mensajes. Y también tiene un efecto general en los sentidos ya que un estudio demostró que los colores se asocian a ciertos olores.

Definitivamente el neuromarketing apertura una nueva ruta de conocimiento ofreciendo una manera de acercarse al consumidor a través de las emociones, que también tienen un peso importante a la hora de tomar decisiones de forma racional.

Vía: puromarketing.com
Foto: marketingnews24.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex S

Deja un comentario