Plan exportador para empresas

La vocación exportadora surge de una estrategia empresarial, que traza una serie de objetivos específicos y metas cómo y cuándo se van a lograr. El planeamiento indica la capacidad de la empresa de proyectarse a largo plazo y es el instrumento que marca la diferencia entre las empresas profesionales y con ambición de crecimiento de las que no lo son.

Pensar estratégicamente permitirá conocer a fondo las necesidades que satisfacen los productos, las fortalezas y debilidades de los mismos y el entorno competitivo, para poder diseñar los mecanismos que harán de su irrupción en el mercado externo un éxito.

En resumen el plan exportador permite:
•Identificar los objetivos de la empresa para la exportación.
•Especificar las actividades que son necesarias para alcanzar dichos objetivos.
•Incluye mecanismos para revisar y medir el progreso.
•Mantener a la empresa focalizada en las metas trazadas.

El plan debe contener los siguientes componentes:
Objetivos. Es fundamental definir y priorizar las actividades a realizar y proyectar las inversiones necesarias con el fin de desarrollar la ejecución y seguimiento adecuado al proceso de exportación. Para esto se debe establecer un objetivo general y varios específicos por mercados, productos y a través de un cronograma, de manera que se pueda llevar una adecuada evaluación durante y al final del proceso.
Estrategias. Muchas veces es necesario someter el producto o el proceso productivo de su empresa a una adaptación para el mercado de destino. En tal sentido, se requiere de la definición de una serie de estrategias que podrían involucrar al proceso productivo, recursos humanos, costos, diseño, envasado, etiquetado, embalaje, promoción, distribución, entre otros.
Penetración y familiarización con el mercado. Para poder llegar finalmente al mercado, es indispensable tomar en cuenta una serie de alternativas que permitan a las empresas determinar a los clientes potenciales:
-Directorio de importadores
-Directorio especializados sectoriales
-Participación en ferias
-Misiones comerciales
-Visitas de mercados
Otras actividades. Se deberá estipular claramente todas las actividades adicionales que permitan la exportación final del producto, incluyendo medios de transporte, distribución, así como cualquier otra acción de carácter logístico.
Presupuesto y proyección financiera. Para incursionar con éxito en el proceso exportador, es vital tener claro el costo total de dicha actividad, las fuentes de financiamiento, así como la rentabilidad proyectada en función de las metas trazadas.
Seguimiento y evaluación. A través de variables y de un cronograma preestablecido, se podrá realizar un seguimiento del proceso, para de esa manera poder evaluar y medir el cumplimiento de los objetivos planteados por la empresa.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Cumplidos estos cinco pasos y habiendo definido un Plan Exportador, la empresa estará en condiciones de iniciar las actividades que involucran el proceso de exportación.

Fuente: SME toolkit Perú

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion