Publicidad negativa, buena para nuevos

Algunas empresas, cuando surgen, comienzan a darse a conocer a través de publicidad negativa. ¿Un error? Todo lo contrario. Descubre por qué.

Entre los publicistas está muy arraigada la importancia que posee el proceso de planeación para todas las campañas. Antes de intentar el incremento de las ventas o dar a conocer un nuevo producto, necesariamente se debe prever, en lo posible, el impacto que puede tener una publicidad.

Son muchas las empresas que se han ido a la quiebra gracias a la publicidad negativa que recibieron, como fue el caso de Sanlu Group, productor líder de lácteos, que fue denunciada por vender leche defectuosa.

No hay nada peor que la mala publicidad, aquélla que habla de una marca, pero de los errores y carencias que tiene. Sin embargo, esto no siempre es así, ya que una “publicidad negativa”, también puede transformarse el empuje que necesita un producto o servicio desconocido en el mercado.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


¿En qué casos funciona? Por ejemplo, una marca “X” acaba de lazar sus productos, y necesita darse a conocer, luchar por ser reconocida en un mercado atestado de productos similares. A muchas de estas marcas no les importa si la publicidad que reciben es un tanto negativa, porque no tienen una historia detrás o grandes ganancias que perder.

Además, apuestan a que la percepción negativa que el consumidor se forme de su producto, pasará rápidamente, quedando en su retina el nombre de la marca.

Por esta razón afirman que la publicidad negativa es buena para los nuevos, ya que les ayuda a posicionarse de una u otra forma. Es mejor tener algo que nada, aunque sea una desvalorización de su producto.

Publicidad como posicionamiento

La teoría anterior resulta muy útil, sobre todo para Internet. Los buscadores posicionan según vaya siendo nombrada la persona o marca, entregando publicidad, sin mediar la calidad de los productos.

Un caso que apareció nombrado durante un artículo en el New York Times denominado “A Bully Finds a Pulpit on the Web” trataba sobre el sitio Web DecorMyEyes.com, que vendía lentes de sol de marcas reconocidas, pero cuando estos llegaban a manos del cliente, éste recibía una marca falsificada.

Muchos consumidores reclamaron mediante foros, nombrando a la empresa hasta posicionarla dentro de los primeros en los buscadores, y como estos sólo entregaban la entrada a la empresa, el cliente no sabía de la falencia del servicio, y terminaba por aumentar las ventas del falso producto.

Fuente: altonivel.com.mx

Artículos Relacionados

comments