Red social, fuente de investigación

La necesidad de obtener información apremia a las empresas, sobre todo cuando se trata de ampliar la visión de su entorno con tal de mejorar su posición dentro de un mercado cada vez más competitivo.

Es ahí donde el universo online gana importancia para el marketing. La industria que se dedica a la investigación de los mercados ha descubierto que la revisión de Internet es un método más rápido y barato que el offline, y a veces puede resultar, incluso, más eficaz.

Ello se multiplica si se toma en consideración que la red y las plataformas que permiten la realización de encuestas, como las redes sociales, se encuentra en pleno proceso de evolución.

Las redes que establecen estos medios a través de Internet son muy potentes y ofrecen, a aquéllos dispuestos a escuchar, mucha información útil.

Un buen ejemplo es el estudio que realizó Valued Opinions, empresa de encuestas online, en el que 22% de los participantes, de cinco países distintos, afirmaron que nunca habían dado su opinión sobre productos y servicios a través de medios sociales.

Además, de los que contestaron que sí lo habían hecho, tan sólo un 5% estaban dispuestos a escribir una reseña sobre una experiencia de compra negativa. Una oportunidad a todas luces desaprovechada por las empresas. Más aún si tomamos en cuenta la enorme cantidad de usuarios que poseen plataformas como Myspace o Facebook, esta última con más de 500 millones de usuarios.

Qué descubrir
Un estudio en medios sociales permite, como en el caso de Valued Opinions, obtener ciertas diferencias en el comportamiento de los consumidores según su ubicación en el mapa.

En este caso, los internautas de países desarrollados (como en el caso de Reino Unido) y los de países en vías de desarrollo (en este caso Brasil), mostraron una diferencia del 28% y 23%, respectivamente, cuando se les consultaba sobre la posibilidad de realizar reseñas en un medio social independiente de la satisfacción en sus compras.

Gracias a datos como éstos, los consumidores de todo el mundo, quienes disponen de muchos datos sobre marcas y productos, se están convirtiendo en “compradores expertos” que, a su vez, son prescriptores para otros consumidores parecidos a ellos.

Los consumidores vierten opiniones sobre los productos y servicios convirtiéndose en auténticos pozos de información que las empresas pueden aprovechar en sus investigaciones, escuchando las conversaciones que previamente han de ser filtradas y analizadas. Ello también ayuda mucho al proceso que conocemos como “boca a boca”, que es hoy en día uno de los factores más importantes a la hora de adquirir un producto.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion