¿Sabes cuál es la diferencia entre B2B y B2C?

En ambos casos, se trata de atraer más clientes y generar más ventas. No obstante cada uno posee diferentes técnicas para lograr su cometido.

Parecen códigos informáticos o claves indescifrables de alguna operación matemática, pero se trata de dos estrategias de marketing que ayudaran a repuntar la línea de negocio.

Por un lado, el B2B es la abreviatura de business-to-business (negocio a negocio), que se refiere a hacer negocios entre empresas y proveedores, mientras que el B2C significa business-to-consumer (negocio a consumidor), referida a la relación directa entre la empresa y el consumidor final.

Como se observa, no es lo mismo comercializar para empresas que para personas. Los métodos de marketing dependen del mercado al que se dirige.

En el caso del B2C, el marketing se centra en los beneficios del producto porque la decisión de compra es más emocional. Los consumidores son diferentes, así que se enfoca en distintos canales de distribución.  A los consumidores no les interesan los mensajes de marketing largos, quieren una venta rápida y directa.

En el mercado B2B, las empresas compran basadas en la razón: precio y calidad. Pero ojo, la demanda en este segmento depende directamente de la que existe en el B2C.

¿Y cuál es la mejor para cada negocio?

Mientras que uno en teoría permite un ahorro de costos importante para el consumidor final, lo cierto es que puede suponer una merma en la calidad del servicio.

Muchos productos, por sus propias características, son difícilmente adaptables a este sistema B2C, y del mismo modo muchos consumidores son reacios a usarlo. A la hora de satisfacer un deseo, los clientes buscan información, preguntan, averiguan y toman contacto con las marcas que pueden satisfacer su deseo.

Te puede interesar: Los 7 mejores libros de ventas que todo “marketero” debe leer

Si preguntamos a las empresas, dirán que quieren estar cerca de los clientes, pero siguen aún trabajando hacia adentro y la empresa en su conjunto debe estar volcada hacia el mercado.

Así que para definir qué es lo que más conviene al negocio, se debe decidir entre venderle a personas o empresas. En un caso, los gastos serán mayores, porque se deberá invertir más en acciones de marketing que sorprendan y acerquen al consumidor. En el otro caso, deberás saber responder a los estándares de las empresas, y acomodarte a sus métodos de pago a 60 o 90 días en muchos casos.

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados