5 puntos clave para entender el referéndum en Escocia

escocia

La semana pasada se supo finalmente que los escoceses habían optado por permanecer dentro del Reino Unido, pese a que los últimos sondeos invitaban a pensar que Escocia se separaría de Gran Bretaña. Dentro de este proceso hay varios puntos importantes que es bueno tener en cuenta a fin de esclarecer un evento que, aunque no prosperó, ha generado durante el mismo una serie de efectos en la economía inglesa. Veámoslos a continuación:

 

1. Escocia será más autónoma

Los líderes británicos han accedido a que los países que conforman el Reino Unido cuenten con una mayor autonomía en materia territorial y fiscal. A propósito, por ejemplo, Escocia no disfrutó de un parlamento propio hasta el año 1999 mientras que en España, las 17 comunidades autónomas poseen su propia cámara de representantes.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




 

2. Una sociedad escocesa muy polarizada

El resultado del referéndum fue de 53.5% contra 44.7%, es decir, 2 millones de personas votaron “No” y 1.6 millones votaron “Sí”, lo cual arroja una diferencia de casi 400,000 personas. Este es un resultado bastante ajustado lo cual denota que la batalla de los independentistas continuará.

 

3. La razón por encima del corazón

Las regiones más humildes de Escocia como Glasgow, Dunbartonshire y Dundee han apoyado ampliamente el “Sí”. Por el contrario, en Edimburgo, las Highlands y las islas, la balanza se ha inclinado por el “No”. Esto se debe a que, por ejemplo, muchos agricultores escoceses dependen de los fondos de cohesión de la UE. Una independencia hubiese significado perder dicha prerrogativa, lejos de hablar sobre las consecuencias monetarias, la libre circulación de personas y mercancías, entre otras cosas.

 

4. Europa respira tranquila

Muchos de los líderes europeos han vivido con cierta tensión el referéndum escocés. Pues claro, una independencia en Escocia habría sido como echar gasolina al fuego que arde en varias localidades europeas que buscan separarse (Escocia no ha sido la única nación en tener intenciones de una separación). Por ejemplo, Bretaña en Francia, País Vasco, Cataluña, Baviera en Alemania, etc. Una independencia escocesa habría sido la gota que hubiese colmado el vaso de las aspiraciones nacionalistas europeas, y quizá finalmente hubiera desatado una fiebre independentista en el continente.

 

5. El proceso fue un ejemplo

Si hay algo rescatable es que los políticos británicos han desarrollado el proceso secesionista con un enorme respeto a la legalidad. En todo momento el referéndum estuvo consensuado con Londres, y el propio primer ministro Alex Salmond ha anunciado su dimisión tras la derrota. El evento transcurrió sin incidentes graves muy destacables. La ciudadanía fue a votar en masa por algo que hubiera marcado el futuro no sólo de su nación, sino también el de varias otras naciones europeas con semejante destino político.

¿Qué otro aspecto puede destacar como ejemplo del referéndum escocés?

Fuente: elinquier.com

Imagen: laportadadecanada.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex PU

Deja un comentario