Aumentan empresas de inmigrantes en los EEUU

inmigrantes

Hay un fenómeno extraño en los Estados Unidos. El “sueño americano” de los inmigrantes ha variado con el tiempo. Si en décadas pasadas los inmigrantes buscaban un empleo seguro en territorio yanqui para garantizar una vida sin problemas para su familia, los nuevos inmigrantes han llegado con otra consigna a los Estados Unidos: hacer empresa.

Desde el año 2006, el número de empresas creadas por los inmigrantes ha aumentado a un razón de 50%, en comparación a la caída de 10% en el mismo lapso de tiempo con respecto a los emprendimientos “nativos”.

Sweet Frog, un caso emblemático

Derek Cha llegó de Corea del Sur a los Estados Unidos a los 12 años. Sus padres se dedicaban a tareas domésticas, como las que realizan hasta ahora la mayoría de inmigrantes. Ante la falta de dinero en la mesa familiar, Cha se vio obligado a trabajar desde los 16 años en un establecimiento de McDonald’s.

Lee también: Conoce el éxito del chef José Garcés en Estados Unidos

Hoy, a sus 49 años, Cha posee más de 300 establecimientos en todo Estados Unidos y su empresa Sweet Frog, dedicada a la producción de yogur extra helado, factura unos 34 millones de dólares cada año. Y tomemos en cuenta que inició su compañía recién en el 2009. ¡Impresionante!

A ello hay que agregar su nuevo negocio de cadenas de restaurantes rodantes  que ofrece el barbecue coreano, llamado Zzaam. Sin duda, todo un emprendedor ganador de éxito.

Superfish, y el ingreso inmigrante en Silicon Valley

Otro caso realmente llamativo es el de los emprendedores israelíes Michael Chertok y Adi Pinhas. Cansados de esperar la gracia de inversionistas de capital en su natal Tel Aviv, decidieron viajar a California a buscar suerte. Una suerte que les ha sonreído, pues ahora producen unos 34 millones de dólares al año y poseen dos establecimientos, uno en Silicon Valley con 25 colaboradores y, otro en Israel con 60 empleados. Para ellos no hay duda que los Estados Unidos es la tierra de las oportunidades.

La fuga de talentos

Sin embargo, debido al alto ingreso de inmigrantes, el gobierno norteamericano ha puesto severas restricciones al ingreso de foráneos a su suelo. La propuesta no carece de asidero, de hecho, la mayoría de inmigrantes que llegan al país llegan con nula preparación académica o laboral, provocando un doble impacto negativo en el entorno laboral de los Estados Unidos: por una parte, gente que recibe un salario paupérrimo y, por otra, menos oportunidades para los jóvenes nativos para acceder a esos puestos de baja calificación.

Lo que representa un alivio para la mayoría de estadounidenses, representa todo un problema para mercados como el de Silicon Valley, en el que la mitad de las startups desde el año 1995 han sido creados precisamente por inmigrantes (por supuesto, altamente calificados). No olvidemos los casos emblemáticos del ruso Sergey Brin (Google) y del brasileño Eduardo Saverin (Facebook), y así como ellos otros tantos emprendedores inmigrantes que se mueven en el Silicon Valley de hoy.

Una posible solución

Precisamente para evitar que estos inmigrantes con gran capacidad intelectual o monetaria busquen nuevos mercados, el gobierno norteamericano ha creado una visa especial, la H-B1. Sin embargo, esto no parece satisfacer a estos inmigrantes altamente calificados.

Si bien esta visa les permite crear empresa en los Estados Unidos, están inhibidos de muchos derechos, por ejemplo, el de adquirir propiedades, ya que la visa expira cada cierta cantidad de tiempo, y nadie se atrevería a adquirir inmuebles para unos pocos meses o años. Por estos días, la posibilidad de entregar las denominadas “green cards” a estos inmigrantes se viene discutiendo en el Senado norteamericano.

Vía: inc.com
Foto: wtvr.com

Mira este video: Cómo abrir un Negocio en USA

Artículos Relacionados