Científicos ensayan tratamiento con monos para descubrir la causa del Alzhéimer

Alzhéimer

Se estima que hay alrededor de 24 millones de personas con Alzhéimer en todo el mundo y que este dato se incrementará hasta alcanzar los 100 millones en el 2050. Entonces, prevenir su aparición es una prioridad tanto sanitaria como económica y un estudio presentado recientemente ofrece resultados prometedores para conseguirlo.

¿Cura del Alzhéimer?

En efecto, científicos de la empresa estadounidense Genentech han ensayado un tratamiento que elimina en monos las placas que pueden causar el Alzhéimer. En 1901 el psiquiatra alemán Alois Alzheimer describió la acumulación de una proteína patológica llamada beta-amiloide en el cerebro de las personas con Alzhéimer.

Hoy en día se cree que este compuesto es el responsable del deterioro que sufren las personas que padecen la enfermedad y, por ello, buscar formas de eliminar o prevenir la formación de estas placas de beta-amiloide se ha convertido en una prioridad para los científicos que buscan una tratamiento para el Alzhéimer.

Lo cierto es que en los últimos 100 años apenas se ha avanzado en la obtención de fármacos para paliar esta enfermedad neurodegenerativa. De hecho, según un estudio publicado recientemente en la revista Alzheimer’s Research & Therapy, más del 99% de los ensayos clínicos contra el Alzhéimer han fracasado.

Uno de los motivos es que el cerebro está protegido por una muralla excepcionalmente eficiente conocida como barrera hematoencefálica. Si bien es cierto que esta línea de defensa protege al cerebro de cualquier sustancia potencialmente dañina, también impide el paso de la mayoría de los medicamentos.

Desde hace decenios se ha intentado encontrar la cura del Alzhéimer, prácticamente sin éxito, suprimir la barrera durante el tiempo suficiente para que la traviesen fármacos contra el Alzhéimer pero, también, contra otras enfermedades neurológicas como el párkinson o los tumores cerebrales.

Lo cierto es los científicos de Genentech han desarrollado un tratamiento capaz de cruzar esa barrera y reducir la concentración de la insidiosa proteína beta-amiloide. En concreto, han creado unos anticuerpos capaces de engañar al cerebro para que les deje pasar pensando que son un nutriente y, una vez que están dentro, bloquean la producción de proteína beta-amiloide.

El tratamiento se ha probado en monos y, con él, han conseguido reducir en torno a un 50% la concentración de la proteína beta-amiloide en el fluido cerebroespinal y un 20% en el cerebro. El equipo ha observado que cuantos más anticuerpos llegan al cerebro de los monos, más proteína se elimina y ahora ya están intentando mejorar sus anticuerpos para aumentar, todavía más, la cantidad de proteína eliminada.

A fin de cuentas, se trata de encontrar tener una mejor calidad de vida.

Vía: fayerwayer

Deja un comentario