El descalabro de Xiaomi: cuando la imitación no basta para ser exitoso

¿Qué pasó con la empresa que esperaban los chinos se convirtiera en la Apple asiática?

lei-llorando

No era una compañía más creada en China… era la esperanza del sector tecnológico chino en esta nueva década. Tan solo le bastaron 4 años a Xiaomi (fue creada en 2010) para convertirse en un gigante en el mundo de los dispositivos móviles.

Hasta fines del 2014, la empresa estaba cotizada en $ 45.000 millones y registraba unas ventas totales de 61 millones de equipos solo en China.  En lo que va del 2016, la empresa bajó su cotización a $ 4.000 millones (¡39 mil millones menos en tan solo 2 años!), y ha logrado vender tan solo 14 millones de equipos hasta abril del presente año.

¿Qué pasó con la empresa que esperaban los chinos se convirtiera en la Apple asiática? Aquí algunas respuestas a la debacle de Xiaomi:

  1. La ausencia de innovación

Siempre se catalogó a Lei Jun, el creador de Xiaomi y CEO de Kingsoft, como un “copión” de Steve Jobs. Y no precisamente por usar chompas al estilo del fallecido fundador de Apple, o por sus discursos motivacionales tan típicos de Jobs, sino también, porque la mayoría de los equipos que lanzaba Xiaomi extrañamente se parecían a los recientes lanzamientos de Apple.

Apple lanzaba nuevos modelos, Xiaomi los copiaba y los vendía en el mercado chino por un precio inferior. El sistema funcionó muy bien hasta que entraron nuevos competidores en el mercado chino: Oppo, Vivo y One Plus. Estas empresas decidieron invertir en innovación y, ante la aparente falta de ideas de Apple también sobrevino la caída intempestiva de Xiaomi.

Te puede interesar: Empresas que fracasaron por no saber adaptarse al cambio

  1. Un público que no es seguidor

Hay otros analistas que aseguran que la estrategia de apuntar al sector  de medianos y bajos recursos de un país siempre terminando aniquilando a cualquier empresa. Esto es al parecer lo que sucedió con Huawei. Su mercado siempre fueron los jóvenes, estudiantes y trabajadores de bajos ingresos. Pero ante el crecimiento de la economía china, muchos de estos dejaron de utilizar equipos de Xiaomi para optar por una gama más alta, representadas por las marcas china Xiaomi, la coreana Samsung y la estadounidense Apple.

  1. Un producto muy chino

Hay otros que aseguran que de no ser por el proteccionismo chino, Xiaomi ya hubiera desaparecido a tan solo 6 años de haber sido creado. La empresa intentó internacionalizarse en el 2014, sin embargo, sus deseos se han visto impedidos por numerosos juicios por el uso ilegal de patentes de otras compañías. El caso más sonado fue su disputa contra la empresa sueca Ericsson en la India. Esto retrajo todas las intenciones de Xiaomi de internacionalizarse. Hoy, la empresa se conforma con abastecer a una cada vez más pobre demanda interna china.

  1. La excesiva diversificación

Otro problema que arrastra Xiaomi es que no solo es fabricante de Smartphones y Tablets, sino también de otros numerosos productos tales como TVs, routers, bicicletas motorizadas, lavadora y un largo etcétera. El problema es que todos sus productos se están pareciendo a sus drones. En la ceremonia de lanzamiento de uno de sus modelos de drone, tuvieron el infortunio de que a mitad de camino, éste se cayó terminando destrozado. Como reza el dicho, “el que mucho abarca, poco aprieta”.

  1. La falta de distribuidores

Si bien el e-commerce parece ser la vía del comercio en el futuro, aún hoy muchas personas prefieren comprar en tiendas físicas por la seguridad que este medio les ofrece. En el caso de Xiaomi, existen muy pocos distribuidores físicos de sus productos (menos aún en el extranjero), ya que toda su estrategia se ha centrado en vender vía Internet. Un fenómeno muy distinto al que se observa en el caso de Huawei, cuya red de distribuidores en todo el mundo es comparable al de Samsung o Apple.

Vía: xataka.com / knowledge.ckgsb.edu.cn
Foto: ibtimes.co.uk

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments