El smartphone, el gran enemigo de las aulas universitarias

smartphones-en-clase

Exámenes finales… hay tantas cosas qué revisar. Pero, cuando el joven está a punto de dar un repaso a lo apuntado durante clases, suena el smartphone… una nueva notificación de Facebook.

Y de ahí, saltar a otras redes sociales, por ahí algo en Internet y quizás terminar con un juego. ¿Cómo culmina esta historia? El estudiante nunca revisó las lecciones de clase y le espera un oscuro examen final. No hay duda que el Smartphone se ha convertido en el peor enemigo de los estudiantes técnicos y universitarios.

Se encienden las alarmas

Casi no existe universidad en el mundo que no cuente con plataformas virtuales y con acceso a WiFi dentro de sus instalaciones. Con la llegada de los teléfonos inteligentes, conocidos como Smartphones, se pensó, desde los claustros académicos, que este pequeño aparato se convertiría en el mejor amigo de los estudiantes. Y no se equivocaron. De hecho así ha sucedido, pero no en la manera cómo lo esperaban los académicos.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Te puede interesar: “Millennials” gastan su dinero en Uber, maquillaje y smartphones

Lo cierto es que hay muy pocos estudiantes que utilizan el Smartphone para revisar e-books, PDFs o sostener conversaciones de carácter académico con docentes y compañeros. Los Smartphones se han convertido en un mecanismo de escape para muchos jóvenes estudiantes, que ven a los centros de estudios como espacios excluyentes y cerrados, mientras que el Smartphone les permite acceder a ese otro mundo, al global, en donde las fronteras y las diferencias socioeconómicas no existen.

Algunos estudios sobre la “nomofobia” estudiantil

La “nomofobia” es aquella adicción que tenemos hacia los aparatos electrónicos, en especial, los Smartphones. Un ejemplo de esto es un estudio realizado en México el 2013, en el que se detectó que el 40% de los que están inscritos en redes sociales como Facebook, Instagram o Twitter son estudiantes universitarios o técnicos.

Otra investigación realizada por la Universidad de Ciencia y Tecnología de Missouri a 69 universitarios detectó que aquellos que utilizaban con mayor frecuencia sus equipos durante y fuera de clases habían decaído en su rendimiento académico y poseían un entorno social más pequeño y frágil.

En Colombia, la compañía de software Vensim confirmó que 83% de los estudiantes de dicho país le prestaba mayor atención a sus Smartphones que a sus clases. Incluso, 293 de sus consultados afirmó que su vida sin su Smartphone sería muy aburrida. En China, la adicción a los Smartphones por parte de los estudiantes está teniendo un desenlace aún más preocupante: un cada vez peor nivel físico.

Una investigación llevada a cabo por el Ministerio de Educación de China reveló que los estudiantes de primer año de universidad gozaban de un mejor desempeño físico que los de último año. Los especialistas concluyeron que esto se debía al acceso ilimitado del Smartphone en los jóvenes en detrimento de la práctica del deporte y la recreación.

¿Alguna solución?

En numerosas universidades es común encontrar un letrero indicando que el uso de celulares dentro del aula está completamente prohibido. Pero, ¿será esa la medida correcta? Para algunos académicos, no hay otra solución a la vista.

Para otros, esto implica un trabajo que viene desde las bases de la educación para concientizar a los jóvenes a entender que el Smartphone puede convertirse en su mejor aliado en los estudios y no en un distractor.

Vía: eumed.net / americaeconomia.com
Foto: educationawesoneness.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM