¿Estarías dispuesto a pagar millones por esta obra de arte?

lucio-fontana

Aunque te parezca increíble, hay personas que están dispuestas a pagar millones por una obra como ésta.

Hace escasas semanas, los portales web de arte Sotheby’s y Christie’s pusieron en venta estas pinturas del artista italiano Lucio Fontana, fallecido hace más de 40 años, logrando recaudar poco menos de $ 57 millones.

Todo un récord, según los especialistas, para un arsenal de obras consideradas entre el límite del arte y lo absurdo.

El mercado del arte se volvió loco

Tal vez, al maestro del espacialismo, Lucio Fontana, no se le hubiera ocurrido que su obra sería subastada cuatro décadas después de su muerte en precios estratosféricos (y que alguien se atreva a pagar por ella tanto dinero).

Lee también: Lo que le espera a la industria del arte en el Perú

Solo para tener una idea del impacto generado por las obras de Fontana, mencionamos que el lote de su “Concetto spaziale, la fine di Dio” fue vendida por casi $ 30 millones. ¿Y qué es después de todo “Concetto spaziale”? Para el ojo del poco entrenado en arte, esta muestra pictórica no es más que un conjunto de agujeros hechos sobre un lienzo de color.

Pero, no es la única muestra de que los coleccionistas de arte se volvieron literalmente locos. Dentro de las diez obras más caras de este último siglo encontramos este cuadro llamado “Naranja, rojo, amarillo” (hace honor a su nombre) elaborado por Mark Rothko, exponente del expresionismo abstracto, que fue vendido en $ 28 millones (siendo obra única).

mark-rothko

Las secuelas de Fontana

Ursula Casamonti, propietaria de la galería internacional de arte Tornabuoni, tiene motivos para sonreír. Y es que no solo ha logrado instalar más galerías en las principales ciudades europeas sino que, además, cuenta con un catálogo de 55 obras de Fontana en su almacén. Según sus cálculos, podría lograr obtener hasta $ 136 millones por el total de la obra disponible de Fontana.

La situación demuestra que el mercado del arte ha sido uno de los menos golpeados por la crisis internacional del 2008. Hay gente caminando por ahí dispuesta a adquirir arte, y no cualquier arte, sino el arte más absurdo que uno puede encontrar en una galería de arte contemporáneo.

Pintores como Gerhard Richter, Blinky Palermo, Ellsworth Kelly o Cy Twombly (una muestra de su hasta hace poco incomprendida obra se muestra en la imagen inferior) han alcanzado una popularidad impensada entre los coleccionistas y amantes del arte que hacen olvidar los viejos conceptos de estética ligadas a las artes plásticas.

twombly

¿Hacia dónde va el mercado del arte?

Hoy, como nunca antes, se vive una divergencia en el mercado de la pintura y escultura mundiales. Tenemos por un lado a los puristas, que reivindican la estética y la técnica dentro de una obra.

Y por otro lado, encontramos a una serie de críticos, coleccionistas y artistas que otorgan mayor valor a estas obras absurdas (hay una gran diferencia entre lo absurdo y lo abstracto) por lo que converge alrededor de la obra y no por su valor intrínseco en sí.

Quizás la reflexión final estribe en que el mercado del arte se está convirtiendo realmente en eso, en un “mercado”, en una especie de “industria”. Es un mercado en donde está comenzando a importar más quién es el artista y no cuál es su obra, con artistas más parecidos a celebridades del cine o del entretenimiento.

Pero, mientras existan millones en juego, esta nueva cara del arte contemporáneo seguirá subsistiendo.

Mira este video: El ranking de las millonarias sumas pagadas por obras de arte

Vía: revistareplicante.com / gestion.pe
Foto: alaintruong.com /agradalagranada.com

Artículos Relacionados