Estudio de ADN revela existencia de una sociedad que vivió hace 36.000 años

sociedad Paleolitica

Cientificos de la Universidad de Copenhague de Dinamaca revelaron detalles de un estudio de ADN de restos fósiles del Kostenki 14, el cráneo de un hombre que vivió en el oeste de Rusia.
Y segun tal estudio, hace 36.000 años los ancestros de los primeros europeos sobrevivieron al último máximo glacial, el punto culminante de la última Edad de Hielo.

De esta forma, se ha demostrado que el genoma moderno europeo es más antiguo de lo que pensaban los científicos, remontándose su origen al Paleolítico Superior, entre hace 50.000 y 100.000 años.

Asimismo, esta investigación proporciona una escala temporal mucho más detallada acerca del periodo en el que los humanos modernos y los neandertales pudieron cruzarse, aportando evidencias sobre un contacto muy temprano entre los grupos de cazadores-recolectores de Europa y Oriente Medio.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Como señalan los investigadores, precisamente este contacto explica el misterioso linaje desconocido, que podría ser tanto o incluso más antiguo que las otras líneas genéticas principales de Eurasia.
Un elemento del genoma de Kostenki confirma la presencia de un importante linaje euroasiático aún desconocido”, señala Andaine Seguin Orlando, científico participante en la investigación.

Sociedad de la Edad de Hielo

Según los nuevos hallazgos, las tierras de Europa fueron colonizadas durante 30.000 años por una única ‘metapoblación’ formada por cazadores y agricultores del Paleolítico, que superaron la última glaciación.

Los ancestros de los humanos modernos salieron de su tierra original, en África, y se dispersaron por Eurasia. Después de mezclarse con neandertales -en un encuentro que el nuevo estudio data hace 54.000 años-, la población ancestral enseguida se habría dividido en “por lo menos” tres grupos iniciales.

Concretamente desde Eurasia occidental, Asia oriental y un linaje desconocido hace menos de 36.000 años. Sus descencendientes desarrollarían toda la diversidad de rasgos que hoy puebla Europa. Entonces, las comunidades se mezclaron y fragmentaron, sufrieron cambios culturales, pasaron por un cambio climático, pero siguieron unidas por el mismo hilo genético, que no cambió de manera significativa hasta que los vecinos granjeros de Oriente Medio llegaron hace 8.000 años, trayendo con ellos la agricultura y un color de la piel más claro.

El estudio ha sido llevado a cabo por un grupo de expertos internacionales del Centro de Geogenética de la Universidad de Copenhague. Los resultados del impactante estudio están publicados en la revista ‘Science’.

Vía: actualidad.rt

Artículos Relacionados

comments