3 chefs peruanos involucrados en los Panama Papers

ches peruanos

El escándalo mundial de los Panama Papers no solo ha comprometido a  empresarios, políticos, deportistas y actores, también a cocineros, específicamente a tres reconocidos chefs peruanos cuyos nombres aparecen en los documentos filtrados de la firma panameña de abogados, Mossack Fonseca.

Se trata de Jaime Pesaque, Rafael Osterling y Christian Bravo, dueños de reconocidos restaurantes en Perú y en el mundo, que buscaban evadir impuestos en nuestro país.

Mala receta

Lo cierto es que en pleno boom de la cocina peruana los mencionados chefs se hicieron clientes del estudio legal panameño que abrió los paraísos fiscales a presidentes, políticos, reyes y celebridades, pero también a jefes del crimen organizado.

Lee también: Panama Papers; filtración de documentos revela los paraísos fiscales de los poderosos

cocina peruana

Según los documentos de la firma legal, filtrados hace poco a la prensa mundial, varios cocineros peruanos famosos se interesaron en crear empresas de fachada para recibir regalías o para hacer inversiones desde Panamá o las Islas Vírgenes Británicas.

Por ejemplo, en abril del 2015, los representantes de Mossack Fonseca en Lima informaron a su sede en Panamá que habían detectado un nuevo nicho para sus negocios: los chefs más prestigiosos del Perú.

“Todos pagan el 30% de sus ingresos como impuestos y, como comprenderás, ninguno quiere hacerlo”, reportó Susana Kam, una de las agentes del estudio, en un correo electrónico interno que figura en la información filtrada a periodistas del diario alemán Süddeutsche Zeitung, quienes la compartieron con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Pasaque, el primer interesado

Los documentos revelan que Jaime Pasaque, dueño de uno de los mejores 20 restaurantes de Lima y que tiene sucursales en Punta del Este, Nueva York, Miami, Milán, Hong Kong y Dubái, fue el primer interesado en buscar un paraíso fiscal.

Los documentos revelan que en diciembre del 2014, un abogado de Mossack Fonseca había registrado la sociedad JPR Restaurantes Corp. a través de Suggest Ltd., una segunda empresa que en realidad era una offshore del estudio para hacer gestiones a nombre de sus diferentes clientes.

Aunque Suggest Ltd. quedó a cargo de la nueva sociedad, en los documentos de la constitución se consignó como domicilio la casa de Pesaque en Miraflores. Así, con la nueva empresa consultora en las Islas Vírgenes Británicas, Pasaque abrió cuentas a nombre dicha empresa en el Credicorp Bank de Panamá.

El objetivo de esas cuentas bancarias era recibir transferencias de entre 12 mil y 18 mil dólares al mes por sus consultorías a empresas gastronómicas en Noruega, Estados Unidos, Italia y Dubái, señala otro correo.

Osterling y Bravo

Otras de las celebridades culinarias es Rafael Osterling, dueño de dos restaurantes en Lima y uno en Bogotá y embajador de la Marca Perú, quien es accionista desde el 2009 de una sociedad llamada Insumos Peruanos Corp., registrada en Panamá y con directores proporcionados por Mossack Fonseca.

Rafael Osterling, miembro de una acaudalada familia relacionada al sector minero, había recibido una herencia y, según contaban los agentes en sus comunicaciones internas, pensaba sacarle partido a través de sus offshore.

Panama Papers

“Está reactivando la sociedad (anteriormente ni la había usado) para comprar inmuebles, ser accionista de empresas en el Perú y abrir cuentas en el exterior“, escribió Patricia Rodríguez, empleada del área de corporaciones en un correo interno a la directora de esa oficina en Panamá.

El último caso es el de Christian Bravo, dueño de un conocido restobar y también embajador de la Marca Perú. Se sabe que hace 3 años compró, a través de la firma de abogados, la sociedad Double Business Management con sede las Islas Vírgenes Británicas. Luego vendió su empresa a la offshore en Lima antes mencionada y así evitaba el pago de impuestos en Perú.

Cheff Bravo

Sin duda que las revelaciones de los llamados Panamá Papers exponen un aspecto desconocido del boom gastronómico peruano, fruto de la que hasta ahora es considerada una de las industrias más pujantes y alentadoras del país. Con estos documentos revelados, la mala sazón se ha apoderado de todos los peruanos.

Vía: panamapapers.ojo-publico.com
Foto: Infobae

Artículos Relacionados