Anthony Atala, el científico peruano que busca crear riñones con una impresora 3D

cientifico peruano

Anthony Atala supo desde niño, cuando crecía en Lima, que quería ser médico. Lo que seguramente no imaginaba es que dedicaría su vida a regenerar en el laboratorio tejidos y órganos.

O que trabajaría en una impresora tridimensional que tal vez algún día haga realidad uno de sus sueños: imprimir riñones humanos para responder a la gran necesidad de órganos para trasplante.

Anthony Atala es un urólogo y cirujano pediatra peruano que dirige el Instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa en Carolina del Norte (EE.UU) y dedica su vida a regenerar en laboratorio tejidos y órganos.

En efecto; Atala viene trabajando con un equipo desde hace más de dos décadas, creando tejidos y órganos regenerados a partir de células del propio paciente. Las células del paciente son cultivadas para ser implantadas en el cuerpo humano posteriormente.

Lee también: Científicos logran retardar el proceso de envejecimiento

Su gran desafío es lograr regenerar en laboratorio órganos más complejos, como el riñón y, especialmente, lograr hacerlo en una impresora 3D.

¿Qué ventajas tiene la impresión de tejidos en 3D?

Con su método de bioingienería, Atala y su equipo lograron realizar su primer trasplante exitoso en 1999, con la implantación de una vejiga en siete pacientes. A principio de 2014, confirmaron el éxito del trasplante de vaginas a cuatro mujeres entre 2005-2008. Los órganos fueron fabricados a mano en el laboratorio, utilizando muestra de tejidos de los pacientes.

Lo que ahora buscan es la precisión que la impresora 3D puede darles: replicar más fielmente tejidos y órganos. El Sistema Integrado de Impresión de Tejidos y Órganos (ITOP, por sus siglas en inglés), imprime en un material que permite mantener vivas las células humanas en un gel.

La impresora tiene boquillas muy pequeñas que pueden imprimir a niveles de dos micrones, básicamente la octava parte del diámetro de un cabello humano. “Las células pasan por las boquillas en un líquido y una vez que tocan una superficie adquieren una consistencia de gelatina, de forma que el líquido no se dispersa”, señala Atala.

transplante

La bioimpresora debe responder a tres grandes retos para ser exitosa. Primero, las células deben sobrevivir al proceso de impresión. Segundo, deber mantener su estructura. Y tercero, estas células deber poder recibir información para sobrevivir.

Lo último se logra a través de microcanales que ayudan a que los nutrientes y el oxígeno en el cuerpo alimenten esas estructuras y desarrollen un sistema de vasos sanguíneos.

¿Por qué es tan difícil crear un riñón?

Según Atala, todos tejidos son complejos, pero los menos complejos son las estructuras chatas como la piel, que tiene principalmente un tipo de células. Siguiendo un rango de niveles de complejidad, luego vendrían las estructuras tubulares (como vasos sanguíneos y uretas); en tercer lugar son los órganos huecos no tubulares (como estómagos y vejigas).

El cuarto nivel, son los órganos más complejos, como el hígado, los riñones y el corazón, los cuales tienen muchas células y hay una vascularidad sofisticada que los científicos no han logrado aún replicar.

Atala espera poder crear un riñón en los próximos años: “Nuestra meta es expandir el trabajo que hacemos a tejidos y órganos más complejos“.

Vía: BBC
Foto:bizjournals.com

Mira este video: Anthony Atala: imprimiendo un riñón humano

Artículos Relacionados

comments