Argentina: Trabas a importaciones desatan guerra de alimentos

Cristina Fernández lo hizo de nuevo. La decisión de su administración de imponer restricciones a la importación de alimentos amenaza con enfrentar a Argentina con sus principales socios comerciales, en una nueva arremetida del gobierno en la economía.

Mientras en Madrid la presidenta aseguró esta semana que en su país no se han aplicado trabas a la internación de alimentos, en la frontera con Brasil los camiones comenzaban a acumularse. Según el periódico trasandino El Cronista, en la tarde del martes llegaron a haber quince camiones en el Paso de Los Libres, el principal cruce comercial entre Argentina y Brasil.

La decisión de aplicar límites a la importación de alimentos que también se produzcan en Argentina fue ideada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Pero, hasta ahora, las autoridades niegan que la medida esté activa. 

Ayer el ministro de Interior, Florencio Randazzo, volvió a negar que se haya restringido el comercio. Por pertenecer a la Organización Mundial de Comercio (OMC), Argentina debe fomentar su industria nacional respetando las normas, afirmó Randazzo. “Lo importante es que la Argentina no ha cerrado sus importaciones, pero va a defender el desarrollo de la industria local y el trabajo de los argentinos”, aseveró.

Pero medios argentinos aseguran que la restricción está en pie. La herramienta que está utilizando Moreno sería demorar la autorización del ingreso de los productos, ya que el Instituto Nacional de Alimentos debe consultar primero con la cartera de Comercio Interior antes de emitir el visto bueno. La medida se habría flexibilizado entre viernes y sábado, pero el lunes, cuando la presidenta terminaba su discurso en la IV Cumbre de la Unión Europea y Latinoamérica, se aplicó una nueva ola de retrasos.

Según fuentes de la industria, las grandes cadenas de supermercados como Carrefour, Wal-Mart y Cencosud, han acatado la medida y han limitado sus compras en el extranjero, para evitar roces con el influyente secretario de Comercio Interior, muy cercano a Fernández y a su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner. Después de todo, los productos importados representan sólo un 1% de la facturación anual de las cadenas minoristas.

Los empresarios iniciarán una ronda de reuniones con Moreno para entregarle un detalle de los productos que importan, para que se tome la decisión de qué ingresará al país y qué no a partir del 1 de junio, fecha en que se daría inicio oficial a las restricciones.

Conflicto con Brasil
De paso, Argentina podría trabarse en un duro conflicto con Brasil, su principal socio comercial. El gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva anunció la semana pasada que estaba dispuesto a responder con represalias los obstáculos de Argentina.

Otro de sus socios del Mercosur, Uruguay, evalúa la situación, y estaría listo para tomar medidas. Aun cuando Uruguay tiene menor peso dentro del bloque, la reacción conjunta de los principales socios comerciales de Argentina podría poner presión sobre sus exportaciones, especialmente si se aplican medidas compensatorias.

La Unión Europea iría incluso más allá, ya que se mostró dispuesta a recurrir a la OMC, pero para hacerlo Argentina tendría que aplicar la barrera de forma oficial y, hasta el momento, los funcionarios trasandinos han descubierto como evitarlo.

Fuente: Diario Financiero

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion