Así son las entrevistas de trabajo en Europa

Esta no se realiza de la misma forma en Perú que en Europa. Si no se toma en cuenta este aspecto, se estará ante grandes problemas para pasar los diferentes filtros de selección.

Si se piensa prepararse para en un proceso de selección en el extranjero, hay que evitar uno de los mayores errores que comenten muchos candidatos a la hora de realizar una entrevista de trabajo en Europa.

Es que no toman en cuenta las diferencias culturales del país. Y es que una entrevista de trabajo no se realiza de igual manera en México, Francia o Inglaterra. El dominio de un idioma extranjero no es la única cosa de la que hay que preocuparse.

En Alemania

En Alemania, sino no se ha preparado con minucioso detalle ese encuentro, la entrevista puede volverse una verdadera pesadilla.

Sin generalizar, los reclutadores de cultura alemana son muy analíticos. Las entrevistas en Alemania tienen un grado de precisión muy alto a diferencia de Francia.

Todos los hechos de tu vida laboral, motivaciones, proyecto profesional, los cambios de trabajo, etc. son revisados y analizados. Las aproximaciones en la cronología o en la narración de tu experiencia laboral son muy mal vistas y levantarán dudas sobre tus capacidades para desempeñar el puesto por el cual aplicaste.

En una entrevista en los países de idioma germánico no solo se deberá llevar el CV (lebenslauf), sino todos los títulos académicos, carta de recomendación, certificados de trabajo (arbeitszeugnis), certificaciones, etc. con la finalidad de que los reclutadores puedan tener un perfil psicológico completo de tu personalidad y entender las razones de tus elecciones profesionales.

En España

En la gran mayoría de los países europeos, las diferencias culturales en las entrevistas de trabajo no son muy marcadas. Los países de cultura anglosajona utilizan mucho más las pruebas psicométricas si lo comparamos con países como Francia o Bélgica.

En España, las entrevistas de trabajo se caracterizan por ser más relajadas en su estructura. Obviamente, todo depende de la personalidad del reclutador y del entorno de la empresa, pero en general, los seleccionadores españoles dejan un espacio durante la entrevista para hablar de temas más personales, (futbol, situación familiar, etc.), con el fin de que se establezca una relación de tú a tú con el candidato.

Sin embargo, hay que andar con bastante cuidado con este tema para que esta información no sea utilizada en tu contra. Tanto en los currículums españoles como en los ingleses o franceses, se suelen indicar, en una parte del documento, los hobbies de las personas para justamente dar pie a un acercamiento con el reclutador.

Los elementos comunes en Europa

En casi todos los países europeos, la crítica negativa hacia un antiguo empleador está mal vista. Se debe tratar de ser diplomático si se relata una mala experiencia profesional.

Otro punto en común que puedo mencionar sobre las entrevistas de trabajo es respecto a la humildad que debe tener el candidato. Culturalmente, en Europa, el individualismo no es un valor muy bien percibido por los departamentos de RRHH.

A diferencia de Estados Unidos, donde la mentalidad emprendedora y vendedora de los candidatos es muy fuerte, los reclutadores europeos todavía no están acostumbrados a oír esta forma de presentación por parte de los candidatos, sobre todo para puestos de gerencia o dirección. Por ejemplo: “Desde mi llegada a la empresa, el nivel de facturación se incrementó un 30%“.

Un seleccionador europeo aceptará mejor la frase siguiente “Desde mi llegada a la empresa, he participado en el incremento de un 30% de las facturaciones del departamento. La noción de equipo es muy importante en Europa”.

Vía: Entrepreneur

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados