Azúcar, el nuevo petróleo

En todo 2009, no se ha registrado un mes en que los precios del azúcar no hayan subido. Desde inicios del año, el precio del producto en los mercados mundiales se ha duplicado hasta trepar a un máximo en casi 30 años.

La Organización Internacional de Azúcar (ISO, por sus siglas en inglés) señaló que hasta septiembre de 2010, la demanda global de azúcar excederá por cinco millones de toneladas métricas su nivel de producción. 

Los inversionistas y los productores, en consecuencia, se han lanzado a una carrera, y muchos aseveran que el producto es el nuevo “petróleo blanco”.

¿Nuevo crudo?
En un artículo en su edición de este miércoles, el diario británico The Guardian reconoce: “Para los financistas en busca de la adrelina que provoca la sacudida de los precios, el azúcar es el nuevo petróleo”.

Expertos consultados por ese diario dicen que el atractivo de un precio en ascenso rápido ha atraído la atención de los hedge funds, o fondos de inversión de alto riesgo, en procura de ganancias especulativas a corto plazo.

En la City, el centro financiero de Londres, señala el diario, los contratos relacionados con azúcar blanco ascendieron un 40%, de 145.554 en agosto a 204.662, en septiembre pasado.

“El rechazo político a las especulaciones que dispararon los precios del crudo el año pasado ha estimulado a algunos fondos a centrar su atención en mercados agrícolas de futuros, en áreas típicamente menos obvias”, expresa The Guardian.

Sin embargo, Sergey Gudoshnikov, economista de la Organización Internacional de Azúcar, con sede en Londres, le dijo a BBC Mundo que no necesariamente el azúcar tendría que convertirse en el “nuevo crudo”.

“Sí y no. En este momento el azúcar es la materia prima más atractiva y rentable en la que invertir. Pero la pregunta es por cuánto tiempo esa situación se mantendrá. Es difícil de pronosticar”, manifestó.

“Los precios que vemos hoy podrían reducirse. Es más, los precios no se mantendrán altos para siempre. Pese a todos los adelantos tecnológicos, el clima es uno de los mayores determinantes de la producción a nivel mundial”.

Y, además, “influyen otros factores como el precio del crudo” y la idea de usar la agricultura en función de la energía, con lo cual “los cultivos de caña tendrán que competir por la tierra con otros cultivos más rentables” en caso de un movimiento en el mercado.

Lluvia y sequía
La causa de la escalada de los precios del azúcar es el mal tiempo. En Brasil, el principal productor y exportador mundial, grandes zonas de cultivos se han perdido debido a intensas lluvias.

A esto se suma que en los últimos tiempos se vino incrementando de manera creciente en ese país el número de las plantaciones de caña de azúcar destinadas a la producción del etanol, como señala el periodista de la BBC Rodney Smith.

En el caso de India, el principal consumidor y exportador global, la pobre temporada de lluvias de monzones ha provocado sequías que afectaron los cultivos al punto de que el país asiático ha empezado a importar azúcar para satisfacer sus necesidades. El mes pasado, Nueva Delhi llegó a anunciar que tenía apenas dos meses de reservas del producto.

“Tradicionalmente, cuando India entra en el mercado mundial, los precios se disparan, como ha sucedido este año. Cuando India vende azúcar, los precios bajan”, explicó a la BBC la periodista Gargi Parsai.

Beneficiados
Como resultado de los altos precios del azúcar, Brasil empezó a incentivar a los campesinos para que se dediquen al cultivo de la caña, y a disminuir la producción de etanol derivado de esa planta.

Según los expertos, los grandes beneficiados de la actual coyuntura en América Latina podrían ser Brasil y Cuba, país este último afectado por un largo período de parálisis en sus ingenios azucareros desde la década de los años 90.

Fuente: BBC

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion